Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

miércoles, 20 de enero de 2010


Quite a night. Cuando saqué pasaje para volver a Córdoba, no había en los horarios que yo quería, ni hablar de asientos de mi preferencia. Después de pensarlo por unos largos segundos y titubear, pedía para el día lunes a las 9.30. Apenas me lo facturó, le pedí disculpas y que me lo cambiara para el del domingo a las 14.30, ya que el de las 16.20 estaba completo y era el que quería. Anuló el que me había extendido y pasó a buscar asiento en el otro. Había sólo un asiento disponible, era ventanilla y abajo del micro. Con mi claustrofobia eso era kamikaze, así que le pedí que me dejara no más el del lunes a las 9.30, pero el único asiento que quedaba lo acababan de vender mientras la vendedora trataba de hacer el cambio. Quedaba sólo lugar en un micro de la madrugada, así que no me quedó otra. Me quedé con ese que salía la madrugada del lunes a la 1.50. Cuando fui a la terminal, mitad mi error, mitad error de la empresa, perdí por primera vez en mi vida el micro. Luego de 5 minutos discutiendo con la chica de la boletería (para hacerle entender que no era mi culpa y que no pensaba pagar pasaje de nuevo), me reubicaron para un lugar libre que había en el del lunes a las 9.30 (que no sé de dónde salió porque ese micro estaba completo en teoría). Sí, en el colectivo que había sacado en un primer momento. Cosas que me dejan pensando en que todo pasa por algo. Eran ya las 2.30 de la mañana y como había perdido el micro, me volví a casa a esperar que pasaran las horas hasta las 9.30. Comenzó a llover, había tormenta eléctrica. Salí a sentarme en el umbral de mi casa para sentir el olor a lluvia, el fresco de la noche y disfrutar del fenómeno. Luz, explosión ensordecedora, chispas. Mi casa queda en una esquina, en la intersección de las calles, ahí bien en el medio cayó un rayo a menos de 40 metros mío. Hierba mala nunca muere, dicen. La experiencia? Estuvo ge-nial.

3 comentarios:

  1. callaaaaaate que no sabes como putee por no tener la camara en ese momento...

    ResponderEliminar
  2. -Ay pendejaaa... solo a vos se te ocurre salir a la puerta , con una tormenta electrica.
    ( Me dice mi vieja )
    y bueno... ajjaa , pero sos cualquierita, Cuidaaate!
    Y encima querias la camara, mirá si el flash atraia a otro y te la quemaba...

    Bueh , ya dejo de escribir pelotudeses.
    Que bueno que estés sana, y comica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar