Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

domingo, 28 de febrero de 2010

“..las cabezas bien amuebladas son siempre mentes preocupadas por las cuestiones esenciales de la vida y ocupadas en articular los pensamientos coherentes en torno a esas cuestiones. Encontrar las respuestas acertadas para los interrogantes fundamentales es justamente alcanzar la sabiduría.”
 -Cicerón-


Otra más de mi alma cartonera. Limpiando un pequeño armarito que hay en el dpto, encontré una vieja billetera. Marrón, artesanal, chiquita, masculina, de cuero. Esa billetera la encontré tirada una tarde allá por el 2004 y como me habían robado la mía, la puse en uso. Cuando la recogí de ese cantero por calle Velez Sársfield, cerca de Exactas, en ese balcón que no es balcón, esperé obviamente encontrarme dinero…pero no, evidentemente si la encontraba era porque alguien ya lo había sustraído. Estaba vacía, pero en un bolsillito medio oculto había un papelito doblado en cuatro, en el cual con letra prolija y femenina se leía esa frase de Cicerón. Y es obvio, por como soy yo, dejé que esa frase me acompañara los años que usé esa billetera, los cuales fueron muchos, como 4 (hasta que alguien me obligó a empezar a usar una que ella me regaló y que hasta el día de hoy tengo en uso). Cuando limpiando ese armarito me reencontré con esta billetera, recordé la frase, la releí, volví a plegar en cuatro el pedacito de hoja rayada y lo devolví a su bolsillito. Y no, no la pude tirar (ni a la frase ni a la billetera), de hecho le busqué una función (a la billetera). Confieso que tengo cierto apego a algunas cosas materiales del cual no puedo deshacerme.

Y esto me recuerda que anoche le contaba a alguien que en mi oreja derecha tengo una argollita que no me saco desde que me lo puse…en 1998 (confieso tener una rara superstición con estas cosas. En algo hay que creer, dicen…). Tal, también, es el caso de mis tobilleras; todavía en la derecha tengo esa tobillera que me regaló cierto amor platónico y mexicano allá por el 2002. No, jamás me la saqué (recuerdos de mi salida del closet, I guess). La que sí me saqué en un impulso de yanodamásymehartó fue la tobillera de mi izquierda. Esa noche de enero pasado en la que estaba con él tomando una cerveza en el umbral de su casa y justamente contándole estas cuestiones. A esa tobillera la había hecho yo en algún momento de mi vida en el que me aburría y me dedicaba a hacer cosas en macramé. Y entre macramé y macramé, había una cuentita de cerámica. “Tomá, te regalo la cuentita, estuvo en mi pie por casi 8 años.” (cosas de borrachos, pensarás vos que estás leyendo, pero no, soy así de tarada no más…y en otro momento de mi vida la habría guardado, sabelo). Pero claro, en su lugar me puse una que me hizo él…que vaya uno a saber cuánto me acompaña. Esto recién empieza.

Al día siguiente me dijo: “hice una tobillera con la cuentita que me diste, la tengo en mi izquierda” (y él es también así de tarado…por algo tantos años de aguante mutuo). On the one hand: será contagioso? And on the other: lo que sería si esa cuentita hablara!!



Nota de pie: en otro post me dedico a opinar sobre el contenido semántico de la frase del filósofo griego, sino no pega ni con cola y esta entrada sería eterna.

viernes, 26 de febrero de 2010

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto,
y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.”
-Oscar Wilde-

De vuelta en mi lugar, mi espacio, mi mundo…y por qué no, mi mente en formato tangible. De vuelta contenida por estas paredes que tantos recuerdos han acuñado. De nuevo esa sensación de cierto vacío que tiene olor a volveraempezar. Verano con olor a primavera. Meses de vacaciones que no son vacaciones. El aire se respira fácil aunque si se pone a pensar sea medio espeso. Pero pasa fácil porque la real espesura se esfumó. Hubo pena, pero la valió.

Mudanza que no es mudanza, pero que implica ordenar, revolver, encontrar, recordar, dudar, sonreír, maldecir, tirar, guardar. Ropa en el placard, ropa en el suelo, ropa en la cama, ropa en el cesto, ropa en la cajonera, ropa all over. Sacar, poner, doblar, separar. Esto lo uso, esto no. Ropa vieja, ropa nueva, ropa regalada. Colección de remeras de cierta banda punk quedó archivada, entre ellas esa remera azul con amarillo que tendría que habérsela regalado (cuando la veo me recuerda a ella, era más suya que mía a pesar del poquísimo tiempo que la usó en comparación a los largos años que yo la usé). Viejos pantalones cargo quedaron en el olvido también en una bolsa bien guardada. Y entre esto y aquello dentro de ese cajón, ahí estaba esa chomba lila con letras bordadas en rosado. Tu nombre bordado en rosado. 2002 bordado en rosado. Tu ciudad bordada en rosado. Tu colegio bordado en rosado. Y no, no la tiré, pero ya no está más al alcance de la mano. Y es en este punto que me pregunto por qué carajo cambié a la segunda persona del singular. Y es en este punto que una respuesta tiene que ver con que este último tiempo pienso en la posibilidad de escribirte para conciliar algunos rencores, para pedirte algunos perdones, para recordarte algunos tantos, para despedirme de otra manera. Y es ahora cuando me debato entre tirar el esfuerzo y el crecimiento de un año o saldar una deuda con mi consciencia, qué será más sano? Por ahora, me quedo con el peso a cuestas. Y es ahora cuando me pregunto si leerás este blog, si te acordarás de que lo tengo, si alguna vez me prestaste atención en el nombre como para googlearlo. Y es ahora cuando me digo que por más que lo tengas bookmarkeado, jamás lo leerías. Y es ahora cuando recuerdo que faltan días para tus 25 y que va a ser el segundo cumpleaños para el cual no te saludo.

Todo vuelve. En todos los sentidos.

CDs, DVDs. Archivos de Word, fotos, videos. Fotos escrachantes que volvieron a sacarme lágrimas de risa a pesar de que estabas ahí, a pesar de lo que esa noche significó. A pesar.

A veces pienso que tengo alma de cartonera, todo lo guardo y lo conservo por años. Hoy tiré bastante, archivé otro poco. Mañana la limpieza sigue. Esa limpieza que aprendí el año pasado y que no dejé de implementar nunca desde entonces. Y me siento feliz de saber el pasado archivado, porque no lo descarto pero tampoco lo tengo alrededor. Cómo deshacerme de partes de mí misma? No me sale, ni lo quiero.

Y hoy descubrí que hay compañías que me hacen muy bien, aunque sean lejanas. Y hoy, que fue agotador pero desintoxicante y ordenado, sentí cierta vieja esencia mía que resurgió pero con olor a nuevo y melodía masterizada.

Y hoy reconfirmé que haber retomado contacto con ella me hace feliz, como también lo hace que confirmara cambios positivos producidos en mí. Estoy siendo la misma de antes, pero diferente.

Qué bien me han sentado algunos cambios. No hay dolor.
Por fin un año que empieza mucho más prometedor…

Cada cosa en su lugar.

jueves, 25 de febrero de 2010

Subalquilo mi comedor, está completamente vacío. Espacio rectangular perfectamente apto para mesa de ping pong, mesa de pool, sala de masajes, metegol, pileta pelopincho o cama redonda (if you know what I mean).

Tratar aquí.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Había una vez una sujeta que fácilmente se sonroja y rara vez habla de ciertos temas. Y como dijera esta sujeta con quien pasó lo que a continuación cuento: “avisame si esto sale en algún blog así me peino”.

Resulta que hablando de dulce de leche, cosa que a ella no le gusta, le decía yo que gracioso sería que algún día se encontrara con alguien que resulte el amor de su vida, pero que ella no lo sepa todavía, y le dijera: “untame de dulce de leche y comeme toooda”. “Qué cagada! Qué harías??? Porque seguro que es mucho dulce de leche! Y si te perdés del amor de tu vida por una maña???”. A lo cual la sujeta respondió: “y bueno…habrá que arremangarse…y a entrarle!…y sí, algunos sacrificios hay que hacer”.

Moraleja 1: siempre usar mangas largas para poder arremangarse, sino cagamos.
Moraleja 2: sonría que lo estamos filmando.

lunes, 22 de febrero de 2010

De vivir con tu ex: gajes del oficio..

Como nada tiene sentido algunos días, hoy te levantás porque no deja de sonar el timbre y en cuanto pasás la puerta de tu pieza para avisarle a tu ex, que en teoría duerme, que alguien toca el timbre, ella abre de repente la puerta de su pieza para salir y entonces la ves completamente en bolas (pero, ojo, con el cel pegado en la oreja y que asoma por la melena). Segundos eternos y que no sabés qué hacer ni qué decir y sólo pensás “acá anoche hubo sexo jeje” y al mismo tiempo te preguntás "pensaba ir a atender la puerta así??". Das media vuelta medio por inercia (tardía) y te acostás de nuevo. Acá no pasó nada, si te he visto, no me acuerdo…y al pan, pan y al vino, vino. Y eso me recordó un chiste muymuymuy malo de un nene que se llamaba Albino que se había perdido y entonces dispararon dos tiros que tenían que sonar onomatopéyicamente “pan pan” y entonces el nene apareció. Se cae de maduro que al pan pan Albino vino.

Y como todo tiene que ver con todo y con nada a la vez, otro día que no vas a trabajar porque Ana te llama a último momento diciéndote que no vayas porque tienen problemas con tu pc…y eso me recordó el día que fui a firmar el contrato, que Anita llegó tarde con los papeles porque “ay, perdón por la demora, tuve problemas con la impresora”. Sólo voy a decir dos cosas: hache-pe.



Nota de pie: cualquier semejanza con la realidad es mera coincidencia.

domingo, 21 de febrero de 2010

-Pendeja! Y esa sonrisa a qué se debe???
-A nada..
-Sí, sí, claro..
-Bueno, es que no puedo con mi geniooooo!!
-Vos no tenés un genio, Lau, vos tenés un demonio!!

viernes, 19 de febrero de 2010

Bueno, retomando la historia con la que están enganchadas varias, cuento que ayer me pasé toda la tarde y parte de la noche con la Doc.

16.30 me pasó a buscar para acompañarme a hacer unos trámites. En la caminata de la cochera a su casa, se frenó en una publicidad de “Días de ira" y me pregunta: “te gusta el cine??”. Pensé en responderle que no, pero iba a quedar muy mala onda y le dije que sí, aunque quedó medio meditada la respuesta. Entonces me dice: “bueno, entonces la próxima invitación es al cine”. A lo que yo acoté: “aah, te gustan las de acción” (y lo dejé a su interpretación). Dijeran mis amigas: “uuh, nooo, esa es la RE citaaa…aunque re flojo que sea una de acción, bueno, por ese lado zafaste jaja”.

Luego, fuimos a su casa a tomar mates con sus amigos. Entre tanto hueveo me invitaron a cenar pizzas caseras con cerveza, como motivo del cumpleaños de uno de los chicos. Y yo como estaba esperando respuesta para decidir si mudarme con ella o no, acepté quedarme (obvio, que hubiese comida y chupi de por medio no tuvo nada que ver).

Mientras el resto preparaba la cena, la Doc me dice: “che, acompañame a la pieza a ver la novela”. (?) Y a los dos minutos me vi sentada en la cama con ella al lado mientras ella deglutía Valientes. Yo opté por manotear mientras tanto un libro de medicina de emergencias. Sin comentarios.

Ya entre pizzas y birras, en una de esas salta el tema de la relación amor-edad porque a una de las chicas presente le gustaban los hombres maduritos. Y yo que suelo ser tan caída del catre no tuve mejor idea que preguntarle: “y vos, Doc, qué edades has tenido?”. A lo cual me responde: “naaah, yo no tengo ningún problema con eso. Mirá, si San Martín le llevaba 20 años a su mujer, por qué no le puedo llevar YO 20 años a alguien???”. Y ahí pensé: “tierra, tragaaaaaame!”. También pensé: “sí, también existe la posibilidad de que te lleven 20 años a vos, pero por lo visto no está en tu contemplación”.

Charla va, charla viene, me pregunta: “y vos, Lau, me olvidé de preguntarte, andás con alguien??”. Ahí luego de titubear y no saber qué responder: “uhm…mmno, bah…sí, bah…hay alguien, pero no sé, es complicado, como siempre. O sea, no, no estoy con nadie, pero viendo, qué sé yo”. Creo que no le respondí mucho. A veces me entreno en complicarla al pedo. Y a veces quisiera poder responder ciertas cosas (que no son, pero que quiero que sean).

jueves, 18 de febrero de 2010

Viste cuando alguien te odia con toda su alma por el simple hecho de que le secaron la cabeza con tu nombre? Sí, no te puede ver ni en figurita. Ésa es la ex de tu ex. Bueno, ésa misma es la primera que ves cuando entrás a laburar. Obvio, no sólo trabaja en el mismo lugar al que acabás de entrar, sino que conforma tu mismo equipo de trabajo. Y sí, tanta racha de buena suerte anunciaba algo así. Así que ya saben, si ando próximamente leyendo clasificados, se imaginarán qué sucedió. Una versión de los hechos puede ser haber cruzádose con mi legajo y descubrir en dónde habito actualmente y, para que no quepan dudas, quién es beneficiaria de mi seguro de vida. Ni hablar de quién es mi contacto de emergencia.

Y todo esto me lleva a preguntarme qué onda con eso de salir con dos (o más) personas que se dediquen a lo mismo?? Y ojo, que también lo digo por mí misma. Basta de traductoras, por favor! (ni mencionar que en nuestros nombres hay sólo una “U” de diferencia).

Y cambiando un poco de tema, pero no tanto: tanto no me quejo, que no sólo que el primer día de trabajo me retiré 5 hrs antes, sino que empecé mi jornada laboral con una semana de vacaciones pagas. Ódienme.

lunes, 15 de febrero de 2010

Éstas son las rachas de buena suerte que me cuestan creer…o que me hacen sospechar pésimas rachas a futuro.

Hoy, muy a pesar, me fui al centro a comprarme un par de camisas, entre otras cosas. En una de esas, voy caminando y veo una señorita muy interesante atendiendo su local y tomando mates con la vendedora del local de al lado. No era mi intención entrar a ese local, pero me invadió uno de esos impulsos que suelen manejarme, entonces retrocedí unos pasos, me quité los auriculares, los anteojos de sol, le sonreí y consecuentemente le pregunté si tenía camisas así y asá. Muy amablemente me mostró lo que tenía y me hizo un comentario simpático sobre mi remera. Y ahí inusitadamente se desencadenó una charla que culminó en que ella fletó sutilmente a la amiga con la que tomaba mates y me invitó con un mate a mí. Así que la próxima media hora me la pasé en ese local de ropa tomando mates y hablando de cosas varias. Cuando me fui, le dejé mi celular para que me avisara cuando le llegara la nueva tanda de camisas (siempre hay que tener una excusa para volver). Cuando estaba a punto de retirarme del sitio, me agarró del brazo y me metió en un probador. Me quebró el cogote, usando la terminología de mi ex, y me mostró ciertas prendas de vestir que no estaban a la venta. Minutos más tarde emprendí viaje hacia una nueva tienda en donde efectivamente compré camisa.

Nah, mentira, no pasó nada de eso. Pero cuando tengo que salir a llevar a cabo la ardua labor de comprarme ropa, mi cabeza imagina raras situaciones para hacer más amena la odisea.

Lo que sí pasó y que me alegró la tarde de compras fue haber recibido ese mensajito de cierta niña, a pesar de que se haya acordado de mí a raíz de una canción que no me deja muy bien parada…pero ya no más me estoy poniendo en campaña para revertir la situación.

domingo, 14 de febrero de 2010

Teniendo en cuenta que los raros sucesos de mi vida tienen más rating que mis reflexiones filosóficas, me remitiré a continuar el relato de la Dra.

Resulta que luego de que le escribí para charlar con ella el tema en cuestión, me pasó a buscar por casa (casa: dícese de la casa en donde vive mi ex y su novia y temporalmente yo). Fuimos a su residencia y me la mostró toda: la pieza, el living, la cocina, los baños, el patio, la pileta, el quincho, las salas de estudio, la terraza, etc. En la terraza nos detuvimos a charlar. Hablando de por qué no le gusta vivir sola dijo que extrañaba a su “pareja”. Y todos sabemos que esa palabrita vuelve loco al radar jaja. Entonces cuando hablé yo, le conté como si nada la historia de mi vida, hablé, por supuesto de ella y dejé bien en claro que me gustan las mujeres. Entonces cuando ella retomó la voz, confesó también que su pareja era una mujer. Aclarados ya los tantos y puesta ella al tanto de mi situación de convivencia actual, fuimos al patio y me presentó a sus amigos. Tomamos mates con chipá caliente que hizo uno de los chicos y entre charlas y risas, llegó la noche.

Entre las charlas que hubo, encontramos cosas como las siguientes:

-Dra:   y bueno, si te gustó, venite, la habitación de Juan se desocupa en dos semanas, pero vemos como hacemos de ahora hasta entonces, algún lugar te hacemos.
-Un amigo de ella:   sí, obvio. Vos, Doc, que tenés dos camas en la pieza. La pueden compartir.
-Yo:   Sí, no hay drama, veo qué hago en estas semanas.
-Dra:   pero sí, mujer….te vamos a hacer algún lugar. En mi pieza se puede…y si no, yo me voy con mi amigo un tiempo y te cedo mi pieza.

Me trajo a casa y cuando nos despedimos, me propuso vernos al día siguiente para tomar una cerveza y seguir charlando.

Hoy, o sea al día siguiente, me mandó el siguiente sms:

“Hola, Lau! Cómo estás? Espero con toda la onda del universo que te haya salido bien lo de la firma del contrato con HP. No te preocupés que ya vamos a eliminar a alguien acá para que te vengas a vivir vos. Total, podemos hacer que parezca un accidente jajaja. Te mando un besazo. Después te llamo”

Dijera mi ex: “ ‘be-sa-zo’…si decía que te quiere quebrar el cogote es lo mismo”
(Quebrar el cogote: dícese del efecto de comerle la boca a alguien xD)

Cuando me llamó, organizamos juntada para tomar la cerveza. Quedamos en que luego de una reunión que tenía a la noche, me pasaba a buscar, que me confirmaba por sms el horario:

“Te paso a buscar 10.30 si no te parece muy tarde, y nos tomamos una birra para festejar tu nuevo laburo y ya vamos a inventar otro motivo para festejar jajaja. Nos vemos, Lau. Un beso.”

Así que bueno, acá estoy esperando que me venga a buscar. Veremos.




Nota de pie: la edad? Un detalle..

miércoles, 10 de febrero de 2010

Quizás por esa entrañable sensación de seguridad sea que muchos optamos frecuentemente por burbujas que encierran lo irreal. Sin embargo, por lo general resulta que el mundo de las ideas no es más que un gas volátil y platónico. La falta de sensatez nos protege de la vulnerabilidad potencial a la que nos vemos expuestos segundo a segundo. Segundos, minutos, horas, días, meses, años: abstracciones que sólo consiguen palparse concretamente en sucesos, recuerdos de sucesos, objetos que fueron productos de sucesos, etc. Y es en ese concepto temporal pseudo-existente que nosotros volcamos la capa fantasiosa que tiene como objetivo final cubrirnos y servir de biombo entre lo que queremos y lo que queremos tapar. Cubrir la realidad de un manto imaginario, ilusorio y formado por pequeñas partículas de una materia a la que somos inmunes. Claro, porque la diseñamos a nuestra medida. Ideas y sólo eso.

Lo no real no existe y sin embargo le damos una existencia, en la no realidad. ¿Pero lo hace eso menos existente? ¿Cómo decir que algo no existe si vive, al menos, en nuestra mente, en nuestros días? ¿Cómo creer realmente que no existe cuando conforma el espacio-tiempo en el que nos movemos y eso le da el sentido necesario para ser? ¿Puede algo que tiene sentido no existir? Y no me refiero al no-sentido idiomático, por así denominarlo, sino al de carácter semántico.

Mundos paralelos: el de las ideas y el real. El supuestamente Real. Me vengo refiriendo a parientes cercanos de la hiperrealista semiótica baudrillardiana.

¿Somos todos los seres paradigmas diferentes desde los cuales se aborda lo real? ¿Cuántas realidades hay entonces? Cada uno vive en la suya y sin embargo hay puntos de encuentros ¿El problema yace en la co-existencia?

Tanta realidad nos sofoca, nos ahoga, nos satura y nos conduce a veces al deseo de la no existencia (o de una realidad propia que no esté limitada o limitando con otras realidades. Necesidad de una placenta infinita que contenga el puñado de finitudes no dispuestas a rozar entre sí). La pérdida de lo real es cada vez más real. La realidad nos contiene, pero sentimos estar inmersos en ella a presión. Cuando falta ya espacio para movernos en ella, nos vamos trasladando de a poco a otros planos ontológicos (ya sea por motus propio o desplazados por otros), los cuales hacemos reales (desde distintos abordajes epistemológicos) y entonces el proceso deviene en un círculo vicioso. El darles ese sentido necesario para la existencia concluye que todo culmina donde comenzó.

La conclusión es que hay fugas (ontológicas) necesarias que se encuentran brindadas por virtualidades que reinan en nuestro propio mundo ideal (o idóneo) y resultan fructíferas para despojarse de la asfixiante realidad que nos acorrala y pone en jaque nuestra integridad (mental).

Sólo el continuum de los múltiples niveles de ontología que podemos concebir degrada el grado en el que existimos. Es ese grado el que señala cuán real es algo. Algo que es en su totalidad nos priva de espacio para respirar.


“Lo Real me produce asma”
-Cioran-

martes, 9 de febrero de 2010

Como para curarme de espanto y sacarme la fobia a la fuerza. Segundos análisis pre-ocupacionales en 4 días. Resulta que, o no hay trabajo o hay para elegir. Y ya estoy renunciando a uno luego de sólo 4 días de ir.

La cosa es que los primeros análisis fueron mucho mejor de lo que pensaba, no me desmayé (tanto), me cuidaron tres médicas, hice intercambio de celular con una y salí de muy buen humor. Pero hoy la historia es otra.

7.30 llego al bendito laboratorio. Ni hablar de la cola eterna que había. Iban por el número 22 y yo tenía el 88 =). A las 9.30, y ya un tanto famélica, mareada y con unas tremendas ganas de hacer pis, me llaman para extracción de sangre.

-Te aviso que me voy a desmayar, probablemente.
-Pensás que te vas a desmayar?
-Sí, siempre pasa.
-Ok, vení acompañame hasta la camilla.

Lalalala..nos cruzamos todo el laboratorio para ir a un consultorio con camilla.

Me acuesto en la camilla y me ata la goma en el brazo, yo ya estaba parcialmente en otro mundo. Oía y hablaba a medias:

-Bueno, traquila, a ver…pensá que estás en un lado lindo (me decía mientras yo temblaba y me hiperventilaba)….Pensá que estás con Brad Pitt
-jajaja, no creo que funcione..
-Bueno, con Johnny Deep..
-jajaja, menos. Es más, creo que podría llegar a funcionar más con Angelina Jolie.

(silencio)

-Uh….uhm….bueno, pensá que estás con Angelina Jolie, ahora que se separó de Brad.

Y lo próximo que oí fue:

-En la mesa te dejo pegado un poquito de cinta con algodón, ponetelo cuando te saques el otro.
-Pará, no me dejés sola que me voy a desmayar.
-No, vas a estar bien, tomate el tiempo que quieras y después me llevás la muestra de orina. Ahí te dejé el frasquito.

Y se las tomó, yo se lo advertí a la muy inverbe.

Me desmayé en la camilla, a los minutos me desperté, traté de estabilizarme de nuevo, me senté despacio en la camilla y busqué el algodón con la cinta. Se me empezó a nublar la vista de nuevo, me zumbaban los oídos y atiné a recostarme boca abajo en la camilla. Desperté minutos más tarde gritando. Abro los ojos, trato de entender dónde estaba (pensaba que me estaba despertando y un nuevo día empezaba jaja, pero no, ése no era mi techo jaja). Estaba tirada en el suelo del consultorio, boca arriba y con la sábana de la camilla encima mío. Obvio, me desmayé nuevamente, convulsioné un poco como suele pasar y me caí de la camilla. Se me partía la cabeza, por la presión baja y por el golpe. Estoy en espera de moretón en la espalda, porque me duele ni que me hubieran cagado a azotes. Cagar a azotes: dícese de lo que le va a suceder a la inverbe de la enfermera si la veo de nuevo.

Cabe mencionar que por estar sola media hora tirada en el suelo de ese consultorio, me perdí el turno de los demás análisis y por ende quedé para el último. Ah, y cabe mencionar que las inverbes de recepción por estar pelotudeando, y a pesar de mis tres quejas, se olvidaron de pasar pedido de mis rayos, así que fui la última en irme de ese laboratorio.


Pero bueno, entré a Hewlett Packard!!!! =D
Y estoy esperando ir a tomar mates con la Doc jaja…
Y bueno, che, alguien me tiene que hacer sana sana jaja

lunes, 8 de febrero de 2010

Con lo que te gustan las apuestas y no podés dejar pasar el tiempo para ver quién ganaba, si vos o tu ex. Cosa que luego de pensar y tratar de solucionar algunas cuestiones en tu vida, agarrás el celular y vos le mandás un sms a la Doc. “Hola, cómo le va? Estoy medio presionada de tiempo, así que quisiera saber si hay posibilidades de vernos y me comente sobre el tema y de paso ver si se concreta algo”. A lo que ella responde que por favor la tutearas y que el martes que estaba libre te llamaba así ibas a su casa a tomar mates y charlaban. A lo que vos respondés afirmativamente y agregás que salís del trabajo a las 21. No se dice nada más, pero apuesto a que ambas piensan que a esa hora ya los mates pierden vigencia. Y ni mencionar que vos ya vas a querer cena.

Mañana es martes, sí.

viernes, 5 de febrero de 2010

Situaciones bizarras sí las hay. Resulta que vivís momentáneamente con tu ex y su novia. Sí, tal cual, no pregunten. Y no, no se llevan mal, al contrario. Prosigo, la novia de tu ex se enferma, llaman a Ecco y al rato les mandan un médico. La cuestión es que cae pedazo de tortón. Se ponen a conversar las tres de cuanta cosa se te ocurra: medicina alternativa, astrología, gatos (obvio), historia, viviendas, medicamentos, barrios, los cortes de luz, comida y un largo etcétera). Risa va, risa viene, la visita se entretiene. Jaja, tenía que decirlo, rimaba u.u. Ahora va en serio: risa va, risa viene, la visita médica termina durando casi una hora. Jamás se dice nada que deje en claro la cosa, if you know what I mean. Entremedio le ofrecen algo para tomar, abren la heladera y le relatan todo lo que hay para que elija: "Coca, Coca Light, Coca Zero, agua…vino???" Elige coca porque está en servicio (?). Risas. A todo esto, cabe mencionar que tu ex muy sutilmente marcó territorio en el trascurrir de la charla, entonces el encuentro finaliza con la médica pidiéndote tu celular y pasándote el de ella para que le escribas en caso de que quieras consultarle sobre aquella cosa de la que habían estado hablando. Y cuando se está yendo, les dice a las tres que ya va a volver para tomar un vinito.

Tu ex apuesta 3 de 10 que vuelve. Vos, 5 de 10.
Ah! Y se dan cuenta, minutos después, de que se fue sin cobrarles la visita.



PD: Lau, Doc, si andás por ahí, pasá a cobrarte la visita! Ok, también nos tomamos el vino pendiente!

jueves, 4 de febrero de 2010

Otra hermosa noche de lluvia;
 menos mal, porque yo estoy jugando con fuego.

martes, 2 de febrero de 2010

Noche de punk y más punk. Noche de recuerdos varios. Noche de querer más cerveza y pogo. Noche de garua rara, extremadamente fina, parece polvo bajo la luz de la esquina. El gato asoma la cabeza en la ventana para refrescar su pelaje. Quizás la curiosidad lo venza. Lo miro desde la cama. Miro también el cielo que adoptó un raro rosa. Deseos de salir afuera, mirar hacia arriba y que lentamente esa humedad se pose en mí. Deseos de entonces cerrar los ojos, oír algún punk de fondo y sentir cómo se va apoderando de mí, hasta llevarme al salto desenfrenado. Cerveza y buena compañía sería parte del combo nocturno. Que la noche es hermosa, pero más aún si se comparte.

Recuerdos y pensamientos nuevos forman una maraña en mi mente. Años de refugio con esa música de tres acordes. Hay cosas que se extrañan y otras, no. Hurgo mis discos duros. Éste y aquél. Remeras a rayas que no parecen rayas. Caras nuevas que no lo parecen tanto. Frases viejas de caras viejas que se resignifican. Madrugadas de charlas y música. De intercambio y memoria. Me tranquiliza la idea de saber que quiero más de esto…y menos de aquello. Es querer más de mí.


Oh - stop
With your feet in the air and your head on the ground
Try this trick and spin it, yeah
Your head will collapse
But there's nothing in it
And you'll ask yourself

Where is my mind
Where is my mind
Where is my mind