Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Quizás por esa entrañable sensación de seguridad sea que muchos optamos frecuentemente por burbujas que encierran lo irreal. Sin embargo, por lo general resulta que el mundo de las ideas no es más que un gas volátil y platónico. La falta de sensatez nos protege de la vulnerabilidad potencial a la que nos vemos expuestos segundo a segundo. Segundos, minutos, horas, días, meses, años: abstracciones que sólo consiguen palparse concretamente en sucesos, recuerdos de sucesos, objetos que fueron productos de sucesos, etc. Y es en ese concepto temporal pseudo-existente que nosotros volcamos la capa fantasiosa que tiene como objetivo final cubrirnos y servir de biombo entre lo que queremos y lo que queremos tapar. Cubrir la realidad de un manto imaginario, ilusorio y formado por pequeñas partículas de una materia a la que somos inmunes. Claro, porque la diseñamos a nuestra medida. Ideas y sólo eso.

Lo no real no existe y sin embargo le damos una existencia, en la no realidad. ¿Pero lo hace eso menos existente? ¿Cómo decir que algo no existe si vive, al menos, en nuestra mente, en nuestros días? ¿Cómo creer realmente que no existe cuando conforma el espacio-tiempo en el que nos movemos y eso le da el sentido necesario para ser? ¿Puede algo que tiene sentido no existir? Y no me refiero al no-sentido idiomático, por así denominarlo, sino al de carácter semántico.

Mundos paralelos: el de las ideas y el real. El supuestamente Real. Me vengo refiriendo a parientes cercanos de la hiperrealista semiótica baudrillardiana.

¿Somos todos los seres paradigmas diferentes desde los cuales se aborda lo real? ¿Cuántas realidades hay entonces? Cada uno vive en la suya y sin embargo hay puntos de encuentros ¿El problema yace en la co-existencia?

Tanta realidad nos sofoca, nos ahoga, nos satura y nos conduce a veces al deseo de la no existencia (o de una realidad propia que no esté limitada o limitando con otras realidades. Necesidad de una placenta infinita que contenga el puñado de finitudes no dispuestas a rozar entre sí). La pérdida de lo real es cada vez más real. La realidad nos contiene, pero sentimos estar inmersos en ella a presión. Cuando falta ya espacio para movernos en ella, nos vamos trasladando de a poco a otros planos ontológicos (ya sea por motus propio o desplazados por otros), los cuales hacemos reales (desde distintos abordajes epistemológicos) y entonces el proceso deviene en un círculo vicioso. El darles ese sentido necesario para la existencia concluye que todo culmina donde comenzó.

La conclusión es que hay fugas (ontológicas) necesarias que se encuentran brindadas por virtualidades que reinan en nuestro propio mundo ideal (o idóneo) y resultan fructíferas para despojarse de la asfixiante realidad que nos acorrala y pone en jaque nuestra integridad (mental).

Sólo el continuum de los múltiples niveles de ontología que podemos concebir degrada el grado en el que existimos. Es ese grado el que señala cuán real es algo. Algo que es en su totalidad nos priva de espacio para respirar.


“Lo Real me produce asma”
-Cioran-

14 comentarios:

  1. No me voy a cansar de agradecerte por tal legado:

    GRACIAS, MAI, por compartir a Cioran conmigo!!

    ResponderEliminar
  2. pero... que paso con la doc???!!! jaja no me puedo desprender de la realidad ni meterme en la subjetividad de tu pensamiento. Debe ser el día, el cambio de tiempo, o la falta de tiempo.

    salud

    ResponderEliminar
  3. jajaja o que queres saber que paso con la Doc jaja...eso: coming soon jaja. vas a tener q esperar hasta el proximo capitulo xD

    por cierto: tu nombre?

    ResponderEliminar
  4. lau: de larga discusión lo que planteas, convengamos con una de las mayores gracias del posmodernismo fue justamente esa, trasladar del plano de la realidad al de irrealidad la existencia, convertirla en algo ilusorio y carente de entidad por si misma y solo como un producto de la subjetividad, no así de la individualidad que también murió por ahí en algún momento histórico. Caos, esa es la respuesta...
    Un Beso, conta de la Dra. queres.

    ResponderEliminar
  5. posmodernismo, exactamente. has mencionado la palabra clave.

    individuality's a luxury nobody can really afford, from my humble point of view..

    y el caos..
    siempre con un orden?

    esta noche lo charlamos, nena. besote!

    PD: ya contaré de la Doc, no sean curiosas, che =P. mientras vos jugas tu rol de despierta, quizas yo juego el de dormida jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Uh, no entendí nada Lau... pero todo bien... prefiero la historia con la Doc!! ;)
    besos!

    ResponderEliminar
  7. El mundo de las ideas es un pssssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que vagamos continuamente entre esos dos mundos: el real y el propio, donde se mezclan los deseos, los sueños y porqué no? las angustias/temores.
    Muchas veces pienso que los blogs o todo lo que implique sentarse y escribir y ocultarse tras una pantalla no son más que máscaras que nos ponemos para sentirnos menos solos, buscando que, en una de esas, nuestras propias realidades nos pesen menos.

    Me gustó pasar hoy por acá, encontrar este tipo de reflexiones esta copado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Creo que hay tantas realidades como personas, el quid de la cuestión es la coexistencia... Hasta aquello que es patrimonio de la humanidad es diferente a partir de la interpretación y la mirada que cada uno le da desde su subjetividad. Es imposible desligarse de lo que para cada uno es real aunque sea solo algo que yace en la mente.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta muchísimo como escribis. Y también me gusta que tu descripción concuerde increíblemente con mi personalidad.
    Te mando un beso grande desde La Plata.

    ResponderEliminar
  11. Candela: Bienvenida! Me alegro que te guste. Gracias por visitarme y te espero pronto de nuevo por acá. Beso desde Córdoba!

    ResponderEliminar
  12. Madie: eso de tantas realdades como personas, concuerdo por un lado, pero difiero por otro....creo que alguna realidad objetiva debe existir, sólo que no sabemos cómo es, quizás, porque accedemos a ella a través de nuestro lado sensible, el cual es innatamente subjetivo. Pero es un lindo tema para debatir.

    ResponderEliminar