Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

lunes, 28 de junio de 2010

Empecé la semana, muy a mi pesar, madrugando. Hoy comenzaba terapia con la terapeuta nueva (o terapista, como tiendo a decir sin darme cuenta de la invasión inglesa) que muy al azar seleccioné de la lista que la prepaga me ofrecía. Luego de veinte minutos de remoloneo, me levanté rápido y me puse la ropa fría sin pensar demasiado, de lo contrario me volvía al sobre. Guardé todo lo necesario en mi mochila, agarré el papel con la dirección de la mina y allá fui.

Había una vez una pareja de niñas de dieciocho años que el 14 de febrero del 2004 cumplían tres meses de noviazgo, por lo cual tenían doble festejo. Ese día de los enamorados, que muy a su pesar festejó una de ellas por negarse a la tradición importada, cayó sábado, por lo cual la salida al boliche era una cuestión tácita.

Se supone que Córdoba es la segunda ciudad más poblada de este país y que su extensión geográfica es considerablemente grande. Sin embargo, a esta altura no es un gran mérito el, al menos, intuir cómo puede terminar este relato.

Esa noche de los enamorados, aparte de caer en suerte y ganar el champagne que el lugar bailable sorteaba, esta parejita de niñas había hecho la previa (con todo lo que eso implica) en un lugar céntrico prestado. La amiga de una de ellas les había cedido las llaves del consultorio psicológico de su madre. Sí, de más está decir que una de esas niñas era yo y, sí, hoy en el 2010 saqué turno con una psicóloga en cuyo diván una noche del 2004 tuve sexo reiteradas veces.

Así que de más está explicar también lo tentada que estuve desde el momento en el que toqué el portero eléctrico de ese edificio y la paupérrima atención que presté durante la sesión.

Cabría mencionar también otros detalles curiosos sobre la psicóloga, pero los guardo para otra entrada y de paso me odian por dejarlos con la curiosidad picando.

Cosas que me pasan sólo a mí. Evidentemente, mi parabólica para situaciones bizarras está en el ápice de su funcionamiento.

Ci vediamo.

16 comentarios:

  1. jajaaaaaa! no da!
    te hizo bien la terapia?

    besooo

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato! La mina escribe bien.

    ResponderEliminar
  3. Hola Lau que buena historia... me imagino que estuviste recordando tu experiencia pasada (en plena terapia)jajaja la verdad eres una cajita de sorpresas... un beso Lau que estes bien.

    ResponderEliminar
  4. hace un posteo sobre las supuestas enfermedades que se contagian al producirse la relacion sexual entre personas del mismo sexo, hay muchos mitos al respecto..ahora dicen que aumentaron las consultas de homosexuales.

    tímidamente me retiro
    me llamo agustina, te cuento que no nos conocemos porque cai aca de casualidad pero me gustaria mucho leerte escribiendo sobre eso!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja!! Tengo que pensar que sólo a vos te pueden pasar esas cosas.
    Vas a cambiar de terapeuta? Vas a poder concentrarte?
    Besos

    ResponderEliminar
  6. pato: la mina yo? gracias! y si no...gracias tb!

    victoria: siii, me vinieron miles de recuerdos! demasiadas sorpresas para mi gusto a veces, che =P. beso!

    anonimo: la verdad es que no tengo mucho que decir al respecto. te invito a que lo escribas vos. por ahora tengo la idea de escribir por encargo solo si me pagan jaja

    Caro: si si, solo a mi. posta. la gente no me cree, pero juro que es cierto.
    no se si voy a cambiar...esta en veremos, pero por otras razones. beso!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, disculpame no te queria molestar! digamos que era una sugerencia!
    seguiré leyendo.
    saludos!

    ResponderEliminar
  8. A mí me pasó una historia similar..A los 13 años le quise decir a un chabón que me gustaba en el baño de una casa a la que habíamos ido por un cumpleaños. El pibe era tan pelotudo que no se animó a ir. Nunca más le volví a hablar. Más allá de esto, luego de 4 años, cuando quise hacer un test de orientación vocacional, fui a lo de una psicóloga que vivía no muy lejos de casa y que estaba incluida en mi obra social. Cuando llegué, me dí cuenta de que era la casa del susodicho y, por ende, la madre.
    La orientación no sirvió para un choto porque entré y salí con la misma idea: seguir Cs de la Comunicación en la UBA. Hasta el día de la fecha sigo cursando y de vez en cuando viajo en el mismo colectivo o me toca cursar alguna que otra materia con el pelotudo, que siguió la misma carrera.
    Las vueltas de la vida!
    Saludos Lau, muy buen blog.

    ResponderEliminar
  9. http://cienciasyjusticia.blogspot.com/
    ahí te dejo lo de "la ciencia le dice sí al matrimonio...", no encontré mejor lugar.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Ay ay ay!!! No te la creo!! Jajaja!! Nunca esa suerte, eh!?

    ResponderEliminar
  11. LAURA S: jajaja
    me hiciste reir..
    un pelotudo la verdad. que cagon, che!

    por cierto, no conozco a nadie a quien le haya sido util el test de vocacion. myself included.

    la vida tiene muchas vueltas. demasiadas, considerando que muchas veces se vuelve de donde se partio.

    bienvenida!
    nos estamos leyendo..

    IF: estuve chusmeado. muy lindo. ya lo voy a leer detenidamente. y luego charlamos sobre esto! besote!

    VALEBE: a mi me pasan todas. creer o reventar jaja. igual esto no ha tenido nada de malo, solo gracioso.
    ya contare mas, aunq por ahora no hay mucho mas..

    ResponderEliminar
  12. Me alegra haberte hecho reír! Y sí, coincido: creo que a nadie le sirvió el test vocacional. Digamos que omití detalles como el hecho de que la mina fue re chanta porque me decía que no fuera por dos semanas pero se quedó "accidentalmente" con mi credencial de la obra social..de más está decir que cobraba por consultas nunca realizadas..
    Bueno, Lau, nos mantenemos leyendo.
    Beso.

    ResponderEliminar