Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

viernes, 30 de julio de 2010

Miedo. Falta de proyección. Vivir en dinámica sólo por inercia, sólo porque el mundo se mueve y uno con él. Sólo como efecto, nunca como causa. Estática autoimpuesta que se resiste al avance. Incoherente quietud en medio de la negación per se. Negación a plan alguno. Desinterés proyectado al infinito. Resistencia al cambio. Dificultad para el dominio. Parálisis ante la decisión. Escondites varios ante el riesgo de elección. Pasos esquivos ante la responsabilidad de acción. Miedo a la vida.


“Soy un cobarde, no puedo soportar el sufrimiento de ser feliz”
-Cioran-

sábado, 24 de julio de 2010

La tensión generada entre lo existente y lo no-existente resulta en una fuerza destructora de posibilidades. Dar rienda suelta a la imaginación equivale a vivir en un espacio-tiempo al cual el resto tiene acceso denegado.

Tensión mental de centro y periferia: hay pensamientos dominantes que desde una posición central de lo cognitivo ejercen una irrevocable hegemonía, lo cual significa que cada idea de orden menor resulta desplazada hacia las periferias de la mente.

La segregación entre los distintos tenores ideales determina el accionar diario. Asimismo, se ven determinados por éste. Dicha relación de interdependencia podría reducirse a intereses propios.

Hay momentos en los que me siento el otro de mí misma, impulsada por ideas marginales, que si bien sensatas, son débiles ante las que reinan imperantes. Es la fricción generada entre todas estas ideas la cual altera los biorritmos.

Hay partes propias desarrolladas y otras en vías de desarrollo; unas partes amas y otras esclavas; unas centrales y otras periféricas. Toda dicotomía forma un núcleo indivisible dentro del cual se producen luchas que frecuentemente desconocemos (o de las cuales, a sabiendas, tomamos provecho para imponer nuestra voluntad del momento y consecuentemente dejar en desplazo ideas menores, aunque quizás mucho más rentable).

Flashaedas matutinas de bondi que no tienen por qué compartir o entender.

martes, 20 de julio de 2010

No me busques, por favor. Ignórame, con la fuerza que jamás lo has hecho. Ignórame aunque yo quiera hallarte. Puedo sentir tu presencia alrededor. Puedo sentir como te posás en la boca de mi estómago, en la cual te acostás tranquilamente y jugás a rasgar mis entrañas.

Salí de mis días, salí de mis noches, salí de mis sueños. Borrate de mi pasado, escondete de mis recuerdos. Matame sin conocerme y sé feliz sin que te conozca. Por favor, dejame trasladar mi existencia a un plano que no te localice. Real o imaginario, pero sin vos.

Quiero ser sin vos. Quiero ser sin el conocimiento de alguna vez haberte sabido y más aun, haberte dejado de saber.

sábado, 17 de julio de 2010

NO hablarás en mi nombre: cómo borrarse de los registros de la Iglesia.

Gente, lo prometido es deuda.
Acá va información básica sobre la Apostasía.
Qué es, cuál es su fin, cómo hacerlo, etc..


"LA APOSTASÍA tiene tantas definiciones como religiones existen. Dado que ninguna es más válida que otra no prestamos atención a ninguna de estas definiciones. Desde esta web proponemos la apostasía en el sentido de darse de baja de la Iglesia Católica.

Para apostatar, en el pasado, se debía recurrir a un artículo del Código de Derecho Canónico, una suerte de Código Civil eclesiástico. Aunque el apóstata no lo reconociera como una legislación válida, debía invocarlo si deseaba darse de baja. Hoy, gracias a Dios (sarcasmo), la ley de Hábeas Data protege nuestros datos de instituciones manipuladoras como la Iglesia Católica, por lo que podemos pedir que se nos dé de baja sin aparentes contradicciones.

Pero… ¿por qué darse de baja? Las razones por las que una persona querría apostatar son de lo más variadas. Dado que la Iglesia Católica cuenta como católico a todo bautizado, hay ateos que sienten que es su obligación darse de baja para mantener una coherencia. También hay quien apostata por no estar de acuerdo con las doctrinas de la Iglesia aún cuando cree en Dios, entonces, apostata para que su nombre no sea parte de esa institución. Desde esta web proponemos apostatar precisamente porque para la Iglesia Católica todo bautizado es católico, está de acuerdo con sus doctrinas, y por lo tanto utiliza la cifra de bautizados (muy alta porque el bautismo se transformó en una cuestión cultural) para imponer sus puntos de vista en la legislación y conseguir privilegios.

La Iglesia Católica para ser escuchada argumenta que casi el 90% del país es católico (boletín AICA Nº 2500) e indirectamente apoya sus doctrinas. Es decir, se erigen en la voz del pueblo, y vos, que fuiste bautizado, sos contado como parte de ese 90%. La realidad es que el 90% del país fue bautizado, y que ni siquiera la totalidad del pequeño porcentaje de practicantes está de acuerdo con sus doctrinas (encuesta CONICET).

Si apostatás, se anota al lado de la anotación de tu bautismo que abandonaste la fe católica, el modo católico de darte de baja. Si vos no querés ser parte de ese 90%, entonces hacé el trámite. Apostatar es tu derecho. ¡Que no hablen en tu nombre!"

¿Qué sentido práctico tiene apostatar?

"Vivimos en un país donde la representatividad otorga poder. Imagine que una institución dice representar al 10% de la comunidad (con los votantes que esto implica) no se va a sentar a negociar de la misma manera que lo haría un particular que no representa a nadie más que a si mismo. Si sospecha que ese 10% da poder en una negociación, ahora piense el poder que pueda dar un 50% de representatividad. A todo esto, la Iglesia Católica sostiene que casi el 90% de los argentinos somos católicos basados en el solo hecho de figurar en sus libros de bautismo, por lo que no es difícil imaginar la enorme ventaja que esto supone a la hora de negociar cualquier cosa con, por ejemplo, el gobierno nacional. Pero la realidad es bien distinta: Las encuestas recientes muestran que sobre los temas de mayor preocupación de la Iglesia, el nivel de representatividad es muy bajo: la sociedad en su mayoría no condena a la homosexualidad, no está contra el aborto, acepta la educación sexual en las escuelas, aprueba la utilización y de hecho utiliza métodos anticonceptivos, tiene relaciones sexuales por placer y sin necesidad de casarse por iglesia, etc. Queda claro que la Iglesia no representa a la mayoría de los argentinos en estos temas, pero aún así habla por todos.

Apostatar es una forma contundente de decirle a la Iglesia Católica: ¡No hablen por mí, no me representan! ¡Bórrenme de sus registros! ¡No me usen para presionar a nadie!"

 
* Para más información (incluso formatos de cartas y direcciones de Arzobispados a donde enviarlas) visiten el sitio web: http://apostasiacolectiva.org/ 

* Siguen los planes de organizarse para juntar firmas para impedir que se mantenga a la Iglesia:

martes, 13 de julio de 2010

Época de cambios, de ires y venires. Brisas que se llevan consigo algunas cosas y, a su vez, traen algo de vaya uno a saber dónde. Una de las cosas que viajan cómodamente al compás del viento son las semillas. Es así como quizás se explique la repentina aparición de ese fresno en mis días. Posiblemente algún habitante de la bóveda celeste se sopló en algún momento la nariz, por no decir algo mas guarango, queriendo que hoy y acá naciera el fresno.

Y así como hay cosas nuevas que surgen de la nada y brotan entre los surcos de la vida, hay cuestiones que se han mantenido siempre a través de los tiempos. Los amores platónicos ahí deben quedar, en el mundo de las ideas, en lo inalcanzable. Sólo en lo utópico logran darse sentido ¿Y por qué esto ha de ser así? Porque se ha comprobado que cada vez que se desafía al destino, algo terrible sucede. Las cartas ya están echadas y los cuentos ya contados. Tratar de cambiar el final de las historias que ya se sabe cómo culminan no tiene sentido. El milenario deseo humano de poder viajar violando las leyes de la física no se aleja demasiado del absurdo en escena de esos seis personajes del moderno tano.

viernes, 9 de julio de 2010

Propongo juntar firmas para que se deje de mantener a la Iglesia. Para que esas personas que dicen tener una vocación trabajen como el resto de los terrenales y que sus actividades religiosas sean eso mismo, una vocación.

Propongo votar para que se le acabe el curro a una institución hipócrita e incoherente.

Propongo votar para dejar de darles de comer a personas que se llenan la boca dando sermón sobre cómo tratar a los semejantes y a su vez juegan a juzgarlos como si sus ínfimas existencias los habilitaran para hacerlo.

Propongo una campaña de firmas para frenar el tiempo que indiscriminadamente gastan estas personas en decir tantas aberraciones e incoherencias juntas. Si trabajaran como lo hacemos el resto de los mortales, les aseguro que no tendrían tantas horas del día para dedicarlas a pisotear libertades ajenas y meter las narices en asuntos superiores a su capacidad de comprensión.

Y a aquellas personas que amparan a esta institución parasitaria, las invito a instruirse, a estudiar un poco la historia de la Iglesia y que recién luego de empaparse de siglos de lectura sobre ello, saquen sus conclusiones.

Basta de mezclar lo jurídico con lo religioso, basta, que nada tiene que ver el culo con el mes de agosto!!

jueves, 8 de julio de 2010



Seré lesbiana? Porque ya tengo 25 años y ni rastros de mis, al menos, 497 parejas restantes..

domingo, 4 de julio de 2010

Cuartito diminuto, cerrado herméticamente por años, alberga más recuerdos de lo que se pueda imaginar. Todo amontonado, guardado a presión. Como es de esperarse, a pesar del encierro, la oscuridad en demasía y el olor a rancio, las extensas redes de telarañas cuelgan en cada rincón. Espesas, pegajosas, invasivas. Me han atrapado, me han sofocado en vanos intentos de escape. A mayor esfuerzo, mayor enredo. Sensación de claustrofobia. De morirse ahogado en el producto de la mente propia...la laberíntica mente kafkiana. Las pestes se pasean de acá para allá y a mí no me resta otra más que observar cómo anidan, cómo se proliferan y ensucian más el lugar, proyectándose al infinito. Ya nada las contiene, desbordan el alma. El espacio no basta, el tiempo tampoco. Rompen barreras. Y no limpio; guardo, junto, colecciono….me ensucio. Recuerdos sistemáticamente en-red-ados, espesos, pegajosos, invasivos. Me ahogo.

"Like threads of old spider webs, still sticky and hovering, the past waits for us to submit, or depart. When I least expect it, a memory comes skittering out of the dark, spinning and netting the air, ready to snap me up and ensnare me in old and complex puzzles. Just a glimpse of a worn out patchwork quilt and the old question comes thudding out of the night again like a giant moth (...) After all these years, I find myself wondering, but with the dullness of expecting no response."

-Obasan, Joy Kogawa-