Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

martes, 31 de agosto de 2010

La errante naturaleza humana presenta tendencia a querer lo que no tiene o no puede tener. Existe también la variante de despreciar lo que se tiene, claramente. Son pocos los casos en los que se tiene lo que se quiere y se quiere lo que se tiene.

No sé si puedo afirmar que alguna vez tuve lo que quise, porque cuando estuve cerca de tenerlo, dejé de tenerlo. Y dejar de tenerlo jamás fue parte de mi querer.

"When life gives you lemons, squirt juice in people's eyes" dice el irónico conejito. Supongo que ése sería el conejito blanco que muchos seguirían.

A veces uno se conforma con tan poco y otras veces se ambiciona tanto.

Muchas veces pienso que no importa cuánto uno recibe, sino de quién proviene el tanto, y se va por la vida felizmente ignorando lo mucho que se podría tener. Claro, pero qué gracia hay en tener mucho de alguien que a uno no le importa? None. Y es ahí cuando concluyo que no importa el cuánto sino el quién. Y ese quién es afortunada y estúpidamente elegido por la parte más irresponsable del ser: los sentimientos. Esos bastardos! Les aseguro que la razón no permitiría ciertos disparates.

Un deseo mayor es aprender a valorar todo lo digno de ser valorado, dejando que por el camino se pierda todo lo descartable.

sábado, 28 de agosto de 2010

“what I really want to say I can't define (8)”


Sin pensarlo tanto, luego de esa charla, me fui a bañar. Me quedé tiempo bajo el agua, con la mente ida, mis ojos cerrados, mis oídos anulados y el sentido del tacto a flor de piel. Literalmente (siempre amé los juegos de palabras). Ahí me quedé un rato más largo del usual para ver si el agua y el jabón me aclaraban la mente, pero sólo conseguí dedos arrugados. Detesto que se me arruguen los dedos, es la razón primera por la cual desde chica puse resistencia a bañarme.

Mientras veía cómo se iba el agua por el drenaje, realizaba en mi mente la poco feliz analogía. Todo fluye, todo es y está siendo, todo sigue su curso y yo…yo observo, no actúo, sólo pienso…¿en qué pienso tanto? Ojalá supiera…o pudiera al menos tratar de explicar.

Y pensaba, además, en qué curva o bache del camino habré perdido mi talento para la mentira. Soy una pésima actriz. No sé por qué a veces me esmero en demostrar desinterés cuando es obvio que es todo lo contrario. Bueno, en realidad sí sé por qué, pero no viene al caso. O quizás sí viene, pero no lo pienso decir. Que los gatos se ahorren una vida.


El infinito dado vuelta: mi mundo dado vuelta
 (if you know what I mean. And if you don’t, think about it.
 C’mon, it’s way much easier than a polynomial equation )



jueves, 26 de agosto de 2010




¿Qué es el interés?

¿Es algo que está sin lugar a discusión en el sujeto, o acaso es una cualidad intrínseca del objeto? ¿O quizás el resultado de la interacción de ambos?

Whatever the explanation is, observo que hay cierta tendencia a que el interés genere interés y, por el contrario, que el desinterés genere desinterés.

Podría enredarme relatando arduos intentos de forzar el interés, tanto desde la posición de objeto, como desde la de sujeto. Pero la facilito concluyendo que it does not work. No intenten esto en casa.

Deberíamos nacer con un gran listado de disclaimers somehow encoded in our cognitive system y/o recibir una descarga eléctrica cada vez que intentemos hacer alguna estupidez. Interesante forma de restar penas y arrepentimientos en nuestros días, don´t you think?

No resulta difícil desviarse de lo que debe ser. Sí, como si la vida no fuera complicada enough, nuestra estúpida naturaleza nos aleja de al menos to grasp simplification.

"¿Qué harías para que tu vida sea más fácil?", me preguntaron anoche. Y de pronto me vi dando soluciones, algunas rentables y otras traídas de los pelos ¿Qué haría? Podría hacer varias cosas, pero no sé si quiero ¿Ven? People are stupid.

Muchas veces se sacrifica el bien a largo plazo a favor de inmediatos instantes de bienestar..y ¿quién puede juzgar?

"I wish I could, but I don't want to", dice la sabia Phoebe.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Quisiera regalarte tantas palabras,
                            tantas caricias,
                            tantas miradas.
Quisiera escucharte de cerca…como te escucho al oído.
                                                Así,
                                                igual,
                                                        pero más cerca.
Quisiera ser la solución a tu sufrir
                                                   y la razón de tu alegría.
Quisiera ser el aire que te envuelve
                                                     y el agua que te nutre.
Quisiera ser parte de tu ser,
                                         y que no dejemos de reinventarnos
                                         en perfecta sincronía,
                                                                         mutuamente.
Quisiera decirte que sí, que te entiendo,
                                    pero antes
                                    debería querer
                                    que quieras
                                    que sea yo
                                    quien te entienda.
Quisiera dejar de querer y que simplemente todo sea.

sábado, 21 de agosto de 2010

Hay momentos en los que sólo deseo poder encontrar el portal hacia alguna otra dimensión e irme bien al carajo. Algún éter que me absorba y me disuelva, alguna placenta invisible para este mundo, algún limbo escondido.

Todo debería ser un caleidoscopio. Moverse en perfecta simetría, armonía y total descaro ante la aleatoriedad. U tó pi co.

La letra U me recuerda a los imanes. Y los imanes a los indios (la razón de esto ya lo expliqué en este otro post; se resume en las asociaciones psicolingüísticas que realizamos). Y los indios…a tantas cosas. A veces pienso que después de todo, salí bastante normalita (sin tener en cuenta que el término en sí anula la cualidad de normal). Y algunas veces de esas veces, pienso que estaría bueno ser menos normalita.

martes, 17 de agosto de 2010

Claro, lo peor es de todo es que la realidad supera ampliamente a la ficción. Exactamente eso es lo que alarma. Reflexiones matutinas entre medio de trámites de rutina frustrados y un resignado desayuno con olor a café y tostadas recién hechas, a continuación. Lo gracioso es que deberán pensar que soy una asquerosa geek absortamente obsesionada con los videogames, pero no, lejos está de eso la cosa. Entre sorbo y sorbo me pongo a pensar si el grado de locura podría ser in any way cuantificable. Trago y agradezco que no ¿Qué tan mal se puede estar cuando uno sueña que juega un videojuego de estrategia bélica pero estando dentro del videojuego? Como le decía a alguien, lo relevante no yace en lo bélico, sino en todo el resto ¿Qué tan obsesionado se puede estar con la idea de encontrar alguna dimensión desconocida y poder desaparecer de la nada? Comenzar a habitar un universo paralelo, pero no colindante a este, sino más bien uno que se superponga, quizás no en forma total, pero si parcial. Y comienzo a pensar que ustedes comienzan a comprobar que mi salud mental comienza a trastocarse. Y no me importa, me voy saltando de trinchera en trinchera, cantando por lo bajo (sonó más a conejito que a soldado), esquivando minas (yeah, right) y contentándome con que Venn me entendería.

domingo, 15 de agosto de 2010

A veces siento que mis ganas de cambiar algunas cuestiones son más mentirosas que el alunizaje. Otras veces pienso que sólo es cuestión de encontrar motivación. Y en cuanto termino de pensar esto, vuelvo al principio. Es un círculo vicioso, un ciclo interminable en el que el resultado no es más que el inicio. Y a su vez, al exclamar esto no estoy más que confirmando mi aserción primera.


 
Quisiera conocer, palpar la nada.
Pero si eso fuera de algún modo posible,
la nada ya no sería la nada.

martes, 10 de agosto de 2010

Vestirse de infinito, así sea por un instante. Jugar a inalcanzable, a inimaginable…a incluso dudoso.
Pretender contenerlo todo, a la vez de jactarse de la imposibilidad de ser abarcado.
Vestirse de infinito; ponerse máscaras impensables que miren de reojo proyectando una mirada eterna.
Lo sinfrónico deviene imposible.
Sistema que se autoanula: cronómetros y metros se tornan obsoletos. La nada y el todo ¿Juntos?
La consecuencia de absorberse a sí mismo resulta en darse lugar.
Desaparecer es aparecer. Valores desconfigurados. Reducirse es aumentar.
Vestirse de infinito; graduación estática que esquiva el aprehendimiento.
Vestirse de infinito: un momento ser utópico y a los segundos, caótico. Plantar tanto miedo como incertidumbre, como curiosidad. Arma de doble filo.
Vestirse de infinito y rozar así la maldición autoinfligida de jamás poder olvidar. Soledad en su máximo exponente. Oscuridad gélida en un abismo filoso.
Vestirse de infinito para portar una presencia invisiblemente avasallante.
Nada, nada, nada. Tanto todo que se pierde en la nada.

Jugar a infinito, dividir por cero….y resignar.

jueves, 5 de agosto de 2010

10 Pensamientos Random

1)   Es increíble cómo el sonido que hace la cuchara batiendo café en una taza me recuerda sólo las miles de madrugadas de estudio.

2)   No me decido si quiero que el año termine rápido o que se mantenga; creo que por primera vez no me preocupa que no se acabe.

3)   Soy una eterna enamorada de la noche; es perfecta.

4)   Definitivamente no me gusta más el invierno.

5)   Le tengo pavor a la toma de decisiones.

6)   Tengo la leve sospecha de que mi psicóloga es gay.

7)  Coming soon:  Bowling for HP.

8)   Alguien que me regale un bóxer CK, preferentemente negro (gris no me molestaría tampoco).

9)   Sonata no podía tocar un sábado, no?

10)   Este ítem sólo va por mi manía de no dejar la lista en un número impar.

domingo, 1 de agosto de 2010

Se aproximan distantes; me penetran hondo y en silencio. Los cubre un manto de misterio…culpa parcial, quizás, de su hermoso color indefinido. Se aproximan distantes y no puedo frenarlo. No puedo frenarlo por el simple hecho de que no deseo hacerlo. Me impregna la repentina necesidad de aprehenderlos, de que se aproximen cercanos. Un pálpito grita a lo lejos prohibición; grito sofocado por mi instinto desafiante. Destinos desafiados sí los hay. Se aproximan distantes desparramando una existencia translúcida pero con una opaca fuerza operante. Me interesan, me atraen, me movilizan...me penetran distantes. Tanto dicen que me aturdo en la ardua interpretación. Esbozo ideas desordenadas de lo que acaso transmiten. Ideas desordenadas, inquietas, juguetonas. No logro estar segura de su entero discurso, pero tampoco abandono el intento. Se aproximan distantes y destrozan los límites de mi frágil voluntad: resulto maleable. Quiero que me hablen y no se callen, que no callen su silencio agudo. Los quiero cerca dentro de lo que lejos se pueda. Se aproximan distantes, encerrando un misterio que libera mi curiosidad: complementos lúdicamente perfectos. Y delineo deseos: borrador de ganas. Me dejo atrapar aun con borras de miedo asentadas en el alma. Que se aproximen distantes y que no dejen de hacerlo…que pronto se aproximarán cercanos.

[Y pronto fue...cercanos se aproximaron]