Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

martes, 31 de agosto de 2010

La errante naturaleza humana presenta tendencia a querer lo que no tiene o no puede tener. Existe también la variante de despreciar lo que se tiene, claramente. Son pocos los casos en los que se tiene lo que se quiere y se quiere lo que se tiene.

No sé si puedo afirmar que alguna vez tuve lo que quise, porque cuando estuve cerca de tenerlo, dejé de tenerlo. Y dejar de tenerlo jamás fue parte de mi querer.

"When life gives you lemons, squirt juice in people's eyes" dice el irónico conejito. Supongo que ése sería el conejito blanco que muchos seguirían.

A veces uno se conforma con tan poco y otras veces se ambiciona tanto.

Muchas veces pienso que no importa cuánto uno recibe, sino de quién proviene el tanto, y se va por la vida felizmente ignorando lo mucho que se podría tener. Claro, pero qué gracia hay en tener mucho de alguien que a uno no le importa? None. Y es ahí cuando concluyo que no importa el cuánto sino el quién. Y ese quién es afortunada y estúpidamente elegido por la parte más irresponsable del ser: los sentimientos. Esos bastardos! Les aseguro que la razón no permitiría ciertos disparates.

Un deseo mayor es aprender a valorar todo lo digno de ser valorado, dejando que por el camino se pierda todo lo descartable.

6 comentarios:

  1. yo creo q lo mejor q podes hacer si la vida t da limones, es limonada, o un budin! transformar lo acido en dulce...

    ResponderEliminar
  2. leí tu entrada, subí el cursor, vi la mano, tu mano, y vi la bolilla y dentro montañas de un desierto que me imaginé que si intentabas sujetar con la palma, como arena que son, iban a escurrirse entre tus dedos. después pensé que no se trata más que de una proyección de tu propia palma.

    ResponderEliminar
  3. Lau, debo confesar que ésta es la entrada que más he disfrutado...lo que planteas es como la maldición del ser humano (vivir ciego en una eterna insatisfacción). Saludos Lau y espero que el día te sonría, que la vida misma te sonria.

    ResponderEliminar
  4. El gran problema de la ambición en el ser humano, es que resulta ser involuntaria. Es parte de su naturaleza. Existe por decisión propia, pero él no la controla. La tiene o no la tiene. Pero si la tiene, cobra en él vida propia, y le hace la suya, imposible.

    .

    ResponderEliminar
  5. LOLA:
    me gusto tu idea, che!
    y ahora me tente de limonada jaja

    MARIANA:
    nadie se habia detenido a interpretar mi cabecera jeje
    me llamo la atencion tu firma..
    es un mero deseo de tener el mundo en tu palma y poder verlo a traves del cristal.
    pensamientos que no quedan mas que abortar..
    saludos!

    NENA:
    me alegra que hayas disfrutado la entrada =)
    es la maldicion del ser humano, asi es. la eterna insatisfaccion.
    mejor no pudiste resumirlo.
    deberiamos aprender a valorar lo que tenemos.
    gracias por tus deseos, espero lo mismo. beso!

    DEB:
    yo creo que la parte sensible del hombre es siempre involuntaria, si bien podemos medianamente controlarla, no podemos hacer q exista o deje de existir del todo.
    saludos.

    ResponderEliminar