Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Lo prometido es deuda, dicen..


Supo haber una vez en la que sufría una terrible paranoia con mi sexualidad. Que nadie fuera a enterarse en mi pueblo! Que las degeneraciones de la nena no fueran a llegar por boca de terceros a oídos de papá!

Resulta que siempre supe que había algo “mal” en mí. Yo no era como el resto de las nenas de mi edad (ni de otras edades). En jardín de cuatro, por ejemplo, me acuerdo que me gustaba una nena que se llamaba Carolina, era la más alta de la salita. A lo largo de la primaria tuve otros crushes. Varios. Entrada la secundaria, la historia que más me marcó, en parte porque andaba con todo el tema de ponerle nombre a mi rareza (y también por las características de la historia en sí), fue la de una niña que hasta el día de hoy estoy segura de que patea para el arco contrario (historia contada  de manera detallada en http://abortionofthoughts.blogspot.com/2009/03/chateando-con-alguien-hoy-me-acorde-de.html#comments  y  http://abortionofthoughts.blogspot.com/2009/03/continuo-con-la-historia-de-asi-no-me.html#comments). Entre los quince y los dieciséis logré denominar mi anormalidad: era lesbiana. Reconozco que la palabra lesbiana nunca me fue fonéticamente agradable a los oídos.

En mi último año de secundaria, con dieciséis años todavía, me atreví a meterme en chats lésbicos para ver qué onda. A todo esto, yo tenía novio, pero ésa es otra historia (ponele). En una de esas calurosas siestas de febrero, conocí a la primera chica que me voló la cabeza, la primera mujer que amé y que no era mi madre. Tenía casi cuatro años más que yo la virginiana. Una gran obsesión en mi vida fue esa veracruzana. Tanto que me sabía de memoria la geografía mexicana (cada estado, cada capital), sólo veía el Canal de las Estrellas y era experta en ese dialecto centroamericano, entre otras cosas. Chateábamos martes y jueves a las tres de la tarde, horarios en los que ella trabajaba en un cyber. Los primeros días nos encontrábamos en esa sala de chat; jugábamos a sorprendernos con los nicks. Luego pasamos el msn. Y nos enamoramos, o al menos yo me enamoré. La cuestión es que en el final de esta historia nadie comió perdices. Pinche mexicana! La primera mujer también que me rompió el corazón, pero no voy a hablar de eso. No por despecho, sino porque me voy a ir demasiado por las ramas y en algún momento debo dormir.

Mientras todo fue de color rosa en nuestra “relación”, nos escribíamos mails y cartas. Tengo todo guardado hasta el día de hoy. Ya dije en alguna entrada anterior que siempre tuve alma de cartonera. Todo lo guardo, todo lo archivo.

En una de las cartas que intercambiamos, yo le envié un arito argolla. Obviamente al otro arito, que formaba el par, lo tenía puesto yo; arito que tuve puesto desde los trece años hasta principios de este año que me lo comió la gatita en sus tantos cariños nocturnos en los que me chupaba el lóbulo cual teta materna. La odié por un par de días a mi mascota, no por el recuerdo de la chingada mexicana, sino por mi obsesión cabalera y constante (además mi arito me encantaba y había decidido que me quedaba tortamente hermoso). Y ella me envió una tobillera de macramé con pequeñas cuentitas negras y amarillas intercaladas. Aunque no lo crean, a esa tobillera todavía la tengo puesta. Sí, desde ese 13 de abril de 2002; jamás me la saqué.

Hace unos meses no sé qué buscaba, pero terminé revolviendo mis cajas de los recuerdos y ahí estaban sus cartas y su foto. La única foto que logré tener en mi mano. Realmente el amor es ciego a veces. Y sordo, si me pongo a pensar en los horrores de ortografía que tenía. Ni nos detengamos en otros aspectos lingüísticos porque me da un espasmo. Y no, no voy a citar nada de esas cartas porque me da vergüenza ajena (y propia!!!).

Luego del reencuentro con esos recuerdos, se me ocurrió buscar a la muy perra en el famoso Facebook. Para sorpresa mía, la encontré. Por qué para sorpresa mía? Porque no hablo con ella desde hace ocho años. Fue como si se la hubiese tragado la Pachamama. Pero no, ahí anda vivita y coleando (y con “U” seguro que también, no me cabe la menor duda).

Éste es un resumen de mi salida del closet, la cual obviamente está permeada de detalles aparentemente fantásticos que comprueban que la realidad supera ampliamente a la ficción, pero eso lo dejamos para otro día.


PD: no, a esa foto no la saqué para esta entrada. No sé ni por qué existe esa foto, pero como verán, no miento cuando digo que todo lo guardo jaja

10 comentarios:

  1. Nena, México no está en centroamérica, todavía formamos parte de Mesoamérica, y bueno, yo siempre he dicho que el fuckbook.. digo, el Facebook es una cosa del demonio...

    Lo bueno es que te has dado cuenta de que al parecer mi paisana no vale tanto la pena.

    Saludoooos!

    ResponderEliminar
  2. y no... esa foto la sacaste opppviamente para mostrarle a la srta en cuestión cómo te quedaba ;)

    "Ni nos detengamos en otros aspectos lingüísticos porque me da un espasmo."

    JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJJA!! es lo más esa frase Lau.

    Eso sí, la próxima queremos la versión 'unabridged' de tu salida del clóset eh. Besos nena!

    Manatee

    ResponderEliminar
  3. yo tmb digo que mexico esta en centro america..
    en argentina enseñan que esta en mesoamerica?..
    me quedo esa duda.. :/

    ResponderEliminar
  4. KARLA:

    hasta donde tengo entendido mesoamérica es una denominación antigua de la región. Acá se habla de centroamérica (o quizás son términos pertenecientes a distintas disciplinas..de hecho mesoamérica me suena a término arqueológico, mientras que centroamérica me suena a término geográfico).
    Sí, todo mal con tu paisana jaja, pero todo bien con tu bello pais que me prometí algún día conocer.
    Todavía tengo pendiente comprarme la camiseta del América jaja

    Saludos.


    MANATEE:
    nah, nenaaaaa las fotos digitales casi que ni existían en esa época jaja y esa es una foto de este año creo..

    ya habrá más relato de mi salida del closet...vamos por partes, dijob Jack =P

    BTW, algo que puedas aportar al debate de términos?

    beso!!


    URSULA:
    como verás se armó el debate jaja
    acá no se habla de mesoamérica, la verdad. De hecho escasas veces escuche ese término..

    saludos!

    ResponderEliminar
  5. bueno... a mí, en la República de la Ciudad de Buenos Aires, me enseñaron que se habla de Norteamerica (EEUU + Canada), Centroamerica (Mexico, Guatemala, Nicaragua, y muchos más), y pasando dedl istmo de Paraná, de Sudamérica (República de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, Chile, Uruguay, y muchos otros)

    Bueh... en Argentina hay un lugar llamado Córdoba... tiene status de provincia, fijense!, pero me parece que no clasifica ni como departamento, jajajaja!

    He dicho.
    Manatee

    ResponderEliminar
  6. MANATEE:

    gracias por la contribucion de tu primer parrafo..
    en cuanto al segundo: so ba la =P

    he dicho u.u

    ResponderEliminar
  7. Pinches mexicanas..
    Pero no todas somos iguales, hay peores!
    Jajajaja


    Me gustò tu blog..
    Estarè x aquì comentandote...
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida!

    me causo gracia tu nick jaja

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja xq? es verdad..
    En uno de mis primeros blogs digo la razòn de mi nick.. igual te gusta e igual y me sigues... :P

    ResponderEliminar
  10. I read this paragraph completely on the topic of the difference of latest and earlier technologies,
    it's remarkable article.

    Feel free to surf to my web-site - raspberry ketone

    ResponderEliminar