Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

sábado, 31 de diciembre de 2011

"Suicidarse es poseer aquella máxima lucidez que permite conocer que lo peor está ocurriendo ahora, aquí. 
Los rostros en la calle. Nadie quiere ser paisaje."

***    **    *    **    ***

"Lo cotidiano es la calle y la gente, lo que pasa afuera. Ver y detenerse para ver y buscar respuestas entre eso tan anónimo y falto de misterio es lo propio del poeta. Es suscitar lo inusitado de algo que ha sido consagrado como <<natural>> y trivial. Hay algo terrible en la mirada poética o develadora: mirar la cara de los que pasan por la calle es un acto subversivo. Por eso, no pocas veces, me miran con odio cuando prolongo mi mirada en algún rostro ajeno. Con odio o con ironía o con lascivia. Nadie se deja ser paisaje. Se exige lo utilitario. Si miro a un muchacho, me seguirá obscenamente. Si a un clochard, me pedirá plata. Nadie se deja leer gratuitamente."


Alejandra Pizarnik

jueves, 29 de diciembre de 2011

Lo que se ve siempre es la punta del iceberg, y Titanics somos varios.

La humanidad se esmera en fantasear con exageradas distopias en películas, libros, videogames y cuanto artilugio del mercado sea posible, y lo paradójico del caso es que para distopias no tenemos más que despertarnos, salir al mundo y respirar en cualquier rincón de éste, porque ésa es la realidad en la que vivimos. Y la gente que habita este caos global, a grandes rasgos, se divide en tres grupos: los idiotas que viven en una nube de pedo, los hijos de puta que contribuyen a lo apocalíptico y los pensantes amargados (no son grupos mutuamente excluyentes).

Hemos construido una hiperrealidad cuasi perfecta a la que contribuimos a diario  cultivándola con dedicación para vivir en ella, dado que cuanto mejor luzca, más alejados estaremos de la realidad a la que deseamos camuflar. Porque es así, lo que no gusta y queda feo hay que taparlo. Como la basura que pateamos debajo de la cama, como la mancha en el vestido que tapamos con un prendedor, como el tatuaje que hacemos arriba de una cicatriz.

Carteles luminosos al lado de carteles luminosos que están debajo de otros carteles luminosos enfrentados a otros carteles luminosos ubicados arriba de otros carteles luminosos que ocupan el lugar de viejos carteles luminosos que los reemplazan. CompreOfertaDescuentoLiquidaciónDeRegaloAprovecheCompreCompreCompre. La saturación ideal para dormir en la feliz ignorancia que todo lo reviste (y re no es un prefijo).

La respuesta más simple, y la única diría, a esta bola de nieve en la que rodamos es ‘dinero’. Así de escueto, así de corriente y así de chato.

En este punto agrego mi fé de erratas y digo que fantasear con distopias no es del todo paradójico, al fin y al cabo es la idea (alejarnos de lo real).


martes, 27 de diciembre de 2011


Me cuesta seguirte el ritmo. Me lo han dicho antes. Sos muy diferente…en todo. Lo sé. Tenés mucha fuerza en las manos. Me hacés reír…no lo creo. Son las ocho ya. Fuck. Vamos? Vamos.

Una de cal y una de arena. Volver a revocar sin arreglar la humedad. Hay vacíos que no se llenan, hay penas que no se van, hay nudos que se aprietan cada vez más. Puras cumbres borrascosas. Un aguacero que ahoga. Se dilatan los pulmones, fabriquita de suspiros. Doy una vuelta más en la cama (una de las miles). Deambulan entre las paredes grises de mi mente escenas que no son y no quisiera que fueran. Pensamientos espiralados. De alguien aprendí cuando era niña que el miedo abatata y te deja varado en la inactividad. Tan cierto. Sin norte. Tengo el mal de Hamlet, no caben dudas. Quiero dormir, sólo eso.

sábado, 24 de diciembre de 2011


La luz es calor, es sabido. Podría hacer algunas cursis metáforas con esto, pero la verdad es que no viene al caso porque no tendría sentido ya que debe haber una razón para ser. Y la única razón por la cual hablo de la luz es porque tengo una lámpara al lado achicharrándome la oreja derecha, mientras miro al vacío en un cuarto con paredes demasiado inmaculadas para mi gusto y comodidad…quizás es uno de los polos, dijera Ale (por suerte no lo es, y no hay tampoco pájaros blancos deambulando).

Hay personas que dejan surcos en nuestra historia y que cuando dedicamos un momento a recorrerlos y recolectar viejos recuerdos, caemos en la cuenta de que entendemos cuestiones que antes no lo habíamos hecho. Como cuando uno retoma un libro años después, en otra época de su vida, y descubre que las palabras cobran otro significado antes oculto al entender. Los surcos son como libros, lugares de paseo y fuentes de conocimiento, si se los sabe abordar.

A qué voy con esto exactamente, no lo sé, pero es cierto que cada tanto en nuestras vidas nos topamos con alumbramientos que de ahí en más serán un paradigma desde el cual afrontar el mundo.

martes, 20 de diciembre de 2011


Atábase su moderno pantalón con tiras, moderno y no por eso menos complicado (o justamente por eso lo era?), esperando que nadie entrara al baño. Idiota de su parte, tratándose de un lugar público. Bueno, no público, en realidad era privado, pero compartido por muchas personas (algunas personas sí eran públicas; otras, un tanto privadas). Ironías de la vida fue que no entrara nadie, salvo aquella persona cuya anatomía sintió alguna vez sobre su espalda. Me río, no miro atrás y entro rápidamente al cubículo a evacuar. Mientras siento el ruido típico tras apretar el botón, miro mi reflejo en la bisagra. Realidad deformada. Realidad deformada deformada? Si se deforma lo ya deformado, se deforma más? Hay grados de deformabilidad? Pienso esto mientras me lavo las manos y suspiro tras pispiar las agujitas de mi muñeca, ese pulso ajeno que mantiene vivo, o mejor dicho, que existe mientras uno existe. Cuando uno ya no es uno, las agujitas no tienen nada que señalar. Cuando uno deja de existir se violan las reglas que rigen en esos 360 grados. Lo sexagesimal se vuelve infinito. Y aunque lo infinito es de alguna manera circular, no es lo mismo. Claro que no. Ya nada cuenta, ya nada pasa, ya nada importa. Ya no se está nunca tarde…ni temprano. No se está porque no se es.

jueves, 8 de diciembre de 2011



There's just too much that time cannot erase, indeed

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Cómo terminar algo si nunca se lo empezó?
(muy Arjona mi dilema, lo sé)

martes, 22 de noviembre de 2011

Hacía mucho que no sentía la necesidad de romperme los nudillos contra esa puerta.
Qué me molesta? Me molesta la situación o la situación que la situación evoca?
Molesta que hacer cosas diferentes no estén dando resultados diferentes? Probablemente.
This is not gonna work.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Hay momentos para todo y éste no parece ser uno para blog. Pero ya volveré.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Lloro para acompañar a la lluvia, o la lluvia cae para escoltar mis penas? No sé dónde estoy, no sé qué hago. A veces me cuestiono todo y otras tantas me da todo lo mismo.

sábado, 22 de octubre de 2011

"Creo que si de algo estoy dotada es de un extraño poder de metamorfosear en materia risible todo lo que miro y toco (...) En verdad, mi sentido del humor proviene de mi odio a la llamada <<realidad>>. Por eso deformar las cosas, las palabras, los rostros me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver"

A.P.

lunes, 17 de octubre de 2011

“I am mentally divergent, in that I am escaping certain unnamed realities that plague my life here. When I stop going there, I will be well. Are you also divergent, friend?”

-12 Monkeys-

miércoles, 12 de octubre de 2011

Quisiera que esta almohada fuera tu pecho, fuera tu hombro, fuera tu cintura, fuera tu espalda y fuera tu cuello; que la nada sobre mis labios fueran tus labios y que la nada que me envuelve fueran tus brazos; que el aire entre mis dedos fueran tus dedos; que el silencio de la noche fuera tu respiración luego de un tequiero; que la soledad de este cuarto fuera la plenitud de tu compañía. Quisiera que el condicional fuera presente. Quisiera no extrañarte, quisiera tenerte.


sábado, 8 de octubre de 2011


Donde pongo la bala, pongo el ojo. No estoy para el piensa-rápido. Si llueve y hace frío: cama. Sin más vueltas. Que sí, que no. No. Cama! Chocolate y patito...o almohada, pero cama. La chica Smirnoff seguro estuvo lamiendo calcos, le cayó mal el pegamento (acostumbrada a aspirarlo) y eso explica su baile de gallina descogotada. El enjambre de mujeres ridículamente vestidas iguales, con peinados al estilo nido-de-carancho compite con la barra plagada de metrosexuales que me recuerdan a un documental de pavos reales en celo. Dos tapitas de Smirnoff Ice: posavasos. Dejate de joder! Me recuerda a ese concurso de radio al que llamé en épocas de salita azul y me gané un platito de surtidas (key words: gané, platito, surtidas). Me voy a ir al infierno, lo sé, compré lote hace rato. Cada vez me convenzo más de que voy a terminar sola viviendo un eterno headphones time. Semana de pastillita blanca, como para echarle la culpa a algo un rato. Chau, me voy a escuchar mucho metal y a latigarme la espalda a modo de mea culpa.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Antes de irme, quisiera decirte algunas cosas, porque todos siempre nos estamos yendo, nos embarcamos en una búsqueda frenética por encontrar algo que no sabemos bien que es, quizás, no sea este día, pero quiero que sepas las razones de mi huida, o de mi futura huida. Es algo que escribí la otra noche, mientras vos dormías. Como una especie de reglas invisibles que me impongo, y que respeto con todas las mujeres. Es cuestión de no hacerte llorar. Quizás no me entiendas, pero hay tiempo de sobra. No creas que me estoy alejando de vos. No, no es eso. Es respeto. Y es amor, del más puro.

Estar triste de ser lo que uno dice, de ser lo que uno hace.
Estar triste, de los errores que ayer fueron decisiones.
Ocultando lágrimas, borrando la foto perfecta.
Estar triste de los ojos para adentro.
Estar triste al sonreír. Estar triste cuando no se domina la mente.
Cuando el corazón te pide un poco más.
Estar triste de no temerle a nada, ni siquiera a la tristeza ajena. No se puede vivir sin miedo, porque el miedo nos acerca un poco más.
Ser feliz al verte llegar, ser feliz al cumplir lo que uno escribe.
Ser feliz, de los aciertos, de la madrugada que nunca llega.
Del calor, que nos arropa cuando el frío es del alma.
Ser feliz, de cuidar lo que uno quiere, y tener lo que uno desea.
Ser feliz, cuando te dan una mano para levantarte. Un cacho de aire.
Del sentirse único al estar con vos y que vos no lo sepas. Lo presientas.
Ser feliz haciendo feliz a otra persona, sin cortarnos, sin dañar a nadie.
Ser feliz al escapar de las sombras que rodean la habitación.
Ser feliz cuando se pautan reglas invisibles que nos ordenan. No se puede vivir en libertad amor, eso ya lo aprendí.
Hay más razones para ser feliz, pero siempre, pesan mucho más las tristezas.
Y no hay balanza en la vida cuando hacemos todo mal. Aunque no sepamos muy bien, que esta mal y que esta bien.


Llámame cuando estés cerca de nuevo. Un beso.

Fuente:
http://www.tecortaria.com.ar/2011/10/antes-de-irme.html

domingo, 2 de octubre de 2011

Me sumergí en esa bañera y volví un rato a la placenta. Cerré los ojos, anulé los sentidos, sentí el calor propagarse por mi cuerpo y me envolvieron recuerdos en cámara lenta. Yo pelando remolachas hervidas, dedos morados, mente ida. A veces quisiera ser esquizofrénica; pero no, te conocen, ocupás espacio y tiempo. Sobre todo tiempo. A veces me pregunto si la memoria podría de alguna forma ser mesurable o si podría considerarse otra dimensión. Y divago, que no me cuesta. Comienzo sentada a los pies del árbol, entre raíces, y culmino colgada de las últimas ramitas, si es que no salté a otro árbol (o si no quedé enredada en la trama ramal de la copa). Doy vueltas en mi mano ese llavero rojo con forma de corazón; el de mi sueño, sí. Ya me daré cuenta de qué cajón temporal lo extrajo mi subconsciente. Por ahora sigo jugando con el agua caliente entre mis dedos casi arrugados. Escucho ruidos lejanos detrás de los de mi respiración y mentalmente sigo pelando remolachas, imaginando monólogos que rozan lo patéticamente emocional, por no decir que lo lijan. Toalla y salir al mundo otra vez.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Una vez más amanezco cruzada en la cama, dividiéndola en dos triángulos. A medio despertar lo noto y con el cerebro medio adormecido todavía, trato de rescatar una frase que da vueltas en mi cabeza: “pensamiento oblicuo”. Y pienso lo oportuno e irónico del caso. Repito la frase y concluyo que demasiado oblicuo y nada lateral. Ni para dormir soy normal.

martes, 27 de septiembre de 2011

Stilettos rojos, un piso blanco. Uñas pintadas, un tatuaje deseado. Un rincón, dos paredes. Una mirada triste, un bosquejo de sonrisa, una mente perdida. Una sesión de fotos, una colección de imágenes, un capricho eterno. Una pérdida de tiempo.





viernes, 23 de septiembre de 2011

Un día gris más que acompaña los ánimos. Algunos, otros no necesitan compañía. Camino mirando el suelo, como de costumbre. Cruzo una calle, cruzo otra. Paso a una cheta Sarkany, paso a un flaco que no salió de su ultimo REM, paso a una cartera color Pelopincho que no pega con esos muslos embutidos en calzas de guarda Pampa y, por supuesto, con rapidez esquivo la grasa que chorrea. Pienso que sueno muy chica Cosmo, pero me la soba. Sigo esquivando especímenes que acentúan mi normalidad. Me preocupo. Piso adoquines. Llego sorpresivamente a tiempo para el bendito A5, ergo pienso que es un buen viernes; reflexiono que decir "buen viernes" es algo cuasi redundante. Me vuelvo a preocupar (por el optimismo, claro). Navego por renglones, buceo por íntimos pensamientos. Ajenos y propios. Compartidos (algunos).
“Nada de autocompasión. Es menester volver al silencio, no al silencio redondo, compacto, sino al silencio relativo”
Selecciono como siempre ante el deleite y subrayo con pulso vibrante. Paradójicamente, hago un círculo alrededor de silencio. Sonrío levemente en complicidad con mi Otroyo (y con ella, aunque no lo sepa ni sabrá jamás. Tristemente).
Suspiro, miro la bóveda gris a través de la ventanilla, y a través de mi seño fruncido a causa del resplandor. Deseo golpear las puertas de la noche. Mi Gran Pitonisa.
“La Gran Pitonisa sonríe. (Ella, sólo ella sabe de mis ojos mendigos.)”
Bajo las persianas un segundo, pienso en el color gris [del día] y automáticamente cierta referencia catafórica advierte con latidos en mis sienes: “let us just flow, demasiadas estructuras ya”. Autocita. Paso a rascarme los nudillos izquierdos. La primavera. La primavera y sus alergias. Mis alergias. Cuán irónicos pueden resultar los anagramas. Alegrías. De alegrías nada, aunque los argentinos sí somos un tantito ignorantes.
Me fui, de letra en letra y de palabra en palabra. Como Tarzán entre lianas.  Nos vemos en media hora cuando descienda. Del colectivo y de mi mundo paralelo con entrada restringida. Advertencia: boyero eléctrico.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sentada en la verjita, con la cabeza apoyada en sus rodillas, lo miraba trabajar. Observaba sus brazos que asomaban de la camisa arremangada. Observaba sus manos. Le gustaban mucho sus manos; grandes, pesadas, venosas. Las protuberantes venas le recordaban a veces a las nervaduras de las hojitas. Otras veces a las raíces del ombú al cual se trepaba seguido cuando huía de alguna tarea doméstica que se le había asignado. Miraba cómo se le marcaban los músculos con cada movimiento que hacía. Miraba su cabello al viento y la frente llena de sudor, pero su mirada siempre retornaba a sus manos. Deseaba tocarlas, sentir el peso de ellas en su cuerpo, sentirse levantada por su fuerza. Deseaba..

domingo, 18 de septiembre de 2011




"Qué cosa es el amor,
medio pariente del dolor,
que a ti y a mí no nos tocó,
que no ha sabido, ni ha querido, ni ha podido
por eso no estás conmigo...

Porque no nos conocimos y en el tiempo que perdimos
cada quien vivió su parte, pero cada quien aparte,
porque no puede apagarse lo que nuca se ha encendido,
porque no puede ser sano lo que nunca se ha podrido..."

sábado, 10 de septiembre de 2011

De poder hacerlo, me vomitaría a mí misma. Desintoxicaría mi ser expulsando el alma que tengo adentro y que me indigesta la vida.

Qué son los sueños? Qué se puede interpretar de ellos? No lo sé, pero ahí están para retorcerme el estómago y taladrarme el cerebro.

Tanto pedía? Como si hubiera pecado de ambiciosa, como si hubiera ofendido con mi mediocre deseo.

Y ahora? Cómo se sigue? Un paso para delante y tres para atrás. Estancada en imposibilidades, falta de ganas y la nada. De nuevo esa nada. Tan imponente su existencia paradójica. Todo es una burla. Qué necesidad, me pregunto yo. Qué necesidad pudiendo ser todo más fácil no siendo.

Por cierto, yo nací para escribir pelotudeces, no una tesis.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Difícilmente logren construir algo dos personas que no esperan nada la una de la otra; es lo más triste y fútil que pueda existir.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Desde que lo noté que dije que escribiría una crítica entrada sobre el tema, pero al final no lo hice. Y tampoco es que ahora vaya a explayarme, pero me debato entre curiosidad, asombro y frustración al ver la cantidad de gente que llega a mi blog buscando “pensamientos de aborto”. Resulta también curioso e interesante para estudios estadísticos y cualitativos el hecho de que un altísimo porcentaje (por no caer en generalizaciones) de esas entradas, provenga de México, Venezuela y Colombia.

Escribite un paper, diría mi mujer.

miércoles, 31 de agosto de 2011

A veces uno está bien, otras veces está mal y otras, simplemente no está. La mente se va de vacaciones a dimensiones inhóspitas y se vive como por inercia, moviéndose por la vida cual pasajero de cinta transportadora.

La vida es como el teatro (del tipo absurdo, por lo general) y aunque se supone que deberíamos ser los actores protagonistas, muchas veces pasamos para el otro lado y nos dedicamos a calentar butacas, porque tampoco es que estamos plácidamente disfrutando de la obra.

Quiero pororó y un buen vaso de coca.
Ci vediamo.

sábado, 27 de agosto de 2011

La mente funciona de maneras tan asombrosas como infinitamente inteligibles. A veces la percibo como una cadena de recuerdos, todos relacionados, superpuestos y a merced de un mecanismo acción-reacción. A algunos también los imagino como recuerdos nodriza alrededor de los cuales giran pensamientos menores, en conjunto conformarían un todo semántico.

Uno de los tantos momentos en los que te vas de la realidad mientras jugás con tu pelo. Cuando querés ver algo se mueve y hace ruido en esa nada en la que intentás acogerte. Hacés foco y te sonreís. Sin querer encontraste un gorgojo en el triángulo blanco. Y obvio, te acordás de ella. Y te quedás ahí, mirándolo, hasta que desaparece entre el maíz.

Todo me lleva a pensar en las casualidades…o mejor dicho en las ironías de la vida. Esas situaciones, hechos, particularidades que te dan a pensar que el universo se complota para hacerte rabiar. Aunque muchos no te entiendan porque perciben las cosas desde otra perspectiva, pero para vos es como ser penca y que te echen sal.

Siempre me gustó mucho el nombre Paula, sin razón aparente. En algún momento lo adopté como pseudónimo y siempre quise tener una novia que se llamara así. De más está decir que nunca estuve con una Paula, pero como para complementar esa carencia, no una, sino mis dos exes luego de estar conmigo entablaron larga relación con una Paula. No con la misma, claro. Una boludez pensarán ustedes, pero para mí fue como si me escupieran la cara.

Ni hablar de la presencia de 26s en mi vida. Van a pensar que soy un Carrey cualquiera, pero es increíble la manera en la que ese numerito se ha encargado de permear mi vida con hechos inolvidables. Y no por inolvidables, amenos. Todo lo contrario. Siempre que hay algo que me va a marcar la vida con un antes y un después, pasa un 26. Desde que tengo 5 años que los 26 dejan huellas en mi memoria. Ni les cuento todo lo que me pasó este año, y pensar que todavía me quedan unos cuantos meses teniendo 26. Alabados sean los martes 13.

lunes, 22 de agosto de 2011


Viste cuando te hacés la “guacha pistola” diciendo “naaah, a mí no me va a pasar/no voy a repetir el error/está todo bajo control” y de pronto te encontrás sumida en desesperación total dándote cuenta de que se te fue todo de las manos? Cada latido de tu corazón retumba en todo tu cuerpo y tu mente parece un pinball, yendo de acá para allá tratando de buscar alguna solución al problema, como si existiera alguna escondida en algún recoveco de la cabeza. Y ahí estás, como sonsa, parada en la cocina de tu casa, jugando con tu pelo, mientras mirás al vacío y te imaginás soluciones totalmente extremistas, ridículas  y poco rentables. Luego bajás de tu nube de pedo, miras la realidad circundante con un cacho más de consciencia, revolvés el mate cocido y te limitás a decir “fuck!”. En total resignación, obvio. Alpiste, Laura.

miércoles, 17 de agosto de 2011

A veces me pregunto qué estoy haciendo; otras, me cuestiono qué me privo de hacer. Que la vida tiene muchas vueltas es un hecho; que nosotros damos muchas vueltas en la vida es otra gran verdad.
A veces sólo hay que pensar qué es lo peor que puede pasar en caso de actuar de tal manea. Tan grave es? Vale la pena el riesgo? Qué es lo mejor que puede traer aparejado? Nos haría feliz?
A veces sólo quisiera sentarme en una verja a ver el mundo pasar mientras como mandarinas y pateo las pepitas al escupirlas. Pero la verdad de la milanesa de soja es que no queda otra más que arremangarse, respirar profundo y hacerse cargo de lo que toca.
Todo es cuestión de elección y todo existe en oposición a otra cosa. Si no sos, no soy. Ni somos. Let us just be.

martes, 9 de agosto de 2011

Hablo de una traición, hablo de un místico embaucar, de la pasión de la irrealidad y de la realidad de las cartas mortuorias, de los cuerpos en sudarios y de los retratos nupciales.

Nada prueba que no clavó agujas en mi imagen, hasta resulta extraño que yo no le haya enviado mi fotografía acompañada de agujas y de un manual de instrucciones. ¿Cómo empezó esta historia? Es lo que quiero indagar pero con voz solamente mía y eliminando todo designio poético. No poesía sino policía.

Como una madre que no quiere dejar irse de si a su niño que ya está nacido, así su absorción silenciosa. Yo me arrojo en su silencio; yo, ebria de presentimientos mágicos acerca de una unión con el silencio.

Recuerdo. Una noche de gritos. Yo subía y no tenía posibilidad de arrepentirme, subía cada vez más alto sin saber si llegaría a un encuentro de fusión o si me quedaría toda la vida con la cabeza clavada en un poste. Era como tragar olas de silencio, mis labios se movían como debajo del agua, me ahogaba, era como si estuviera tragando silencio. En mí éramos yo y el silencio. Esa noche me arrojé desde la torre más alta. Y cuando estuvimos en lo alto de la ola, supe que eso era lo mío, y aun lo que he buscado en los poemas, en los cuadros, en la música, era un ser llevado a lo alto de la ola. No se cómo me abandoné, pero era como un poema genial: no podía no ser escrito. ¿Y por qué no me quedé allí y no morir? Era el sueño de la más alta muerte, el sueño de morir haciendo el poema en un espacio ceremonial donde palabras como amor, poesía y libertad eran actos en cuerpo vivo. A esto pretende su silencio.

Crea un silencio en el que yo reconozca mi lugar de reposo cuando la prueba de fuego de su afección tuvo que haber sido mantenerme lejos del silencio, tuvo que haber sido vedarme el acceso a esa zona de silencio exterminador.

Comprendo, de nada sirve comprender, a nadie nunca le ha servido comprender, y sé que ahora necesito remontarme a la raíz de esa fascinación silenciosa, de esta oquedad que se abre para que yo entre, yo el holocausto, yo la víctima propiciatoria. Su persona es menos que un fantasma, que un nombre, que vacío. Alguien me bebe desde la otra orilla, alguien me succiona, me abandona exangüe. Estoy muriendo porque alguien ha creado un silencio para mí.

Fue un trabajo magistral, una infiltración retórica, una lenta invasión (tribu de palabras puras, hordas de discursos alados). Voy a intentar desenlazarme, pero no en silencio, pues el silencio es el lugar peligroso. Tengo que escribir mucho, que plasmar expresiones para que poco a poco se calle su silencio y entonces se borre su persona que no quiero amar, ni siquiera se trata de amor sino de fascinación imponderable y en consecuencia indecible (acercarme a la dura, a la blanda niebla de su persona lejana, pero hunde el cuchillo, desgarra, y un espacio circular hecho del silencio de tu poema, el poema que escribirás después, en el lugar de la masacre). No es más que un silencio, pero esta necesidad de enemigos reales y de amores mentales, ¿cómo la comprendió desde mis cartas? Un juego magistral.

[...]

No obstante, si no existiera esta correspondencia vampírica, me moriría de falta de una correspondencia así. Alguien que amé en otra vida, en ninguna vida, en todas las vidas. Alguien a quien amar desde mi lugar de reminiscencias, a quien ofrendarme, a quien sacrificarme como si con ello cumpliera una justa devolución o restableciera el equilibrio cósmico.

[...]

Alejandra Pizarnik, 1966.

lunes, 1 de agosto de 2011

Cara o seca?
La moneda está en tu palma.

viernes, 29 de julio de 2011

Y qué te voy a decir? Si sos socialmente inimputable...

miércoles, 27 de julio de 2011

A veces sentimos que decimos de más y otras veces, que decimos de menos. A veces se sabe que es factible predecir gran parte de muchas cosas; sin embargo, en cuanto a una pequeña fracción relevante de la cuestión, la incertidumbre es magna.

El miedo a equivocarse está, existe, es parte de nuestros días. Un movimiento en falso equivaldría a una catástrofe. Cada palabra que decimos es como una maderita que sacás del Jenga. Y sabés qué? Me gustaría pensarla menos y jugar más, ponerle otra dinámica a la cosa. Pero claro, de poder ser así no generaría interés. Ergo, estas líneas no existirían.

A merced del aleteo de una mariposa.
Mierda que salímos complicados!
A dónde está el botón de reset???




lunes, 25 de julio de 2011


Eggins establece que siempre que hay una elección, hay un significado. Si bien ella se refiere a las relaciones paradigmáticas dentro del ámbito lingüístico, esta cuestión semántica puede aplicarse de manera extrapolada a diferentes ámbitos de la vida. Cada elección que llevamos a cabo implica desechar opciones dentro del abanico finito que se nos presenta. Ejecutamos una opción por encima de las otras, es decir que las elecciones son discretas: prevalece sólo una. Aquellas posibilidades que nos resultan menos rentables, quedan atrás en el camino. Las elecciones que realizamos no son aleatorias. Hay razón, significado, sentido de trasfondo.

A qué voy con esto? La verdad que muy bien no sé (o mejor dicho, no les interesa), pero tiene que ver con cómo moldeamos nuestra existencia con cada decisión que tomamos. Si bien hay cuestiones ajenas a nuestro control, gran parte de nuestra vida la construimos nosotros con cada elección que hacemos. Y sí, estaría copado a veces poder saber a priori qué resultaría de elegir A y no B, porque para ser honestos, muchas veces es como jugar al gallito ciego. Lo correcto no es lo correcto ni lo más adecuado si todavía no existe.

El caos manda, aunque nos cueste recordarlo. Incluso en él hay orden, predictibilidad y causa-consecuencia: significado.

miércoles, 20 de julio de 2011

Tengo idea de haber escrito ya sobre esto, pero me importa un pito y escribo de nuevo. No bastaba que tuviera la irritabilidad a flor de piel, para que asomara por el calendario este día. Típico momento del año (igual que para las fiestas de fin de año) en el que surgen a saludarte personas que se borraron hace años, personas que jamás estuvieron presentes (o que tienen presencia selectiva), personas que con suerte saben tu nombre. Etecé, gente random. Típico día en el que, en cada grupo social del que formás parte, no faltan ésos (por no decir directamente ésas) a los que se les ocurren juntadas multitudinarias, juegos careta y abrazos innecesarios. Y guarda con no participar de la payasada luciendo sonrisa a lo Guasón!

"La lengua en diacronía cambia". Frase que me quedó muy grabada en las paredes encefálicas desde introducción a la traductología, pasando por historia de la lengua y culminando en las lingüísticas. Cada paso dado en mi vida académica y personal ha contribuido a remarcarla para que no pase al olvido.

Etimología de amigo: provendría del latín amicus=amigo, posible derivación de amore=amar. Otra variante contempla que provenga del griego a=sin y ego=yo, lo cual significaría sin mi yo, considerando a un amigo como al otro yo.

Perdón si no coincido con el mundo, pero amigo no es cualquiera. Pocos son los amigos y de pocos uno lo es. Sin embargo, para el común denominador, el término se ha convertido en una especie de hiperónimo.

Cuán devaluado estará el término que:
*cada idiota que agregás a esa red social virtual automáticamente cae bajo esa categoría.
*en la calle cualquiera te grita: “Amigo, me decís la hora?”
*se festeja el 20 de julio a razón de un dudoso alunizaje estadounidense. 

Cada uno festeja hoy a su modo, yo elijo hacer limpieza. Lo que no es útil, se desecha. Así de simple. Para mugre ya están las pelusas que deambulan por mi depto.

Feliz día del "amigo" para todos!

lunes, 18 de julio de 2011

La vida, en forma bastante sádica, a veces pone a prueba para ver si uno comete una vez más el mismo error o si sale airoso sin tener que recurrir a tirarse hacia el extremo opuesto. Difícil tarea, he de decir, tener algo que nunca se tuvo.

domingo, 17 de julio de 2011

Dado que nada es para siempre, todo tiene una fecha de vencimiento.
El tema está cuando conocemos a priori cuándo caduca el plazo.
Hay cuestiones que marcan un antes y un después, que son razón de transiciones notables. Y uno se debate entre seguir adelante o dar un paso atrás.
Cometo siempre la idiotez de seguir adelante y querer retroceder cuando ya es tarde.

viernes, 15 de julio de 2011

"Los boludos son más peligrosos que los hijos de puta,
porque son totalmente impredecibles."

miércoles, 13 de julio de 2011

Cuando era chica uno de mis pasatiempos era buscar bichos bolita en el patio de mi abuela, ponerlos en la palma de mi mano y ver cómo se escondían en sí mismos formando una bolita. Por su lado, mi amigo de la infancia se divertía acercando el torpe dedo índice a los ojos de los caracoles, para que éstos huyeran rápidamente hacia su caparazón, como Cleotilde, la tortuga que tenía de mascota mi vecina, que se metía adentro cuando Fidel, el perro, se acercaba a olfatearla.
Hoy, años más tarde, creo que la mejor frase que aprendí en la odiada Lengua III fue “to crawl into one’s shell”. Luego de pensar en sucesos y en el natural actuar de las personas en cuestión, reflexiono una vez más en la semántica de esa frase


¿Qué hay en juego? El valor del espacio propio, la protección, las inseguridades, el no saber. La vulnerabilidad, la defensiva, el yo. La importancia del sopesar. Las consecuencias del arriesgar. Las ganancias del retroceder. Un cocktail de razón y azar.

domingo, 10 de julio de 2011

Los estados por los que uno pasa (padece) se rigen por la ley de acción y reacción, ergo son necesarios. Cada uno de ellos es ineludiblemente consecuencia de estados, situaciones o eventos anteriores (todo vuelve, to put it in other words). Todo tiene su razón de ser y las razones son,  aunque no se contemplen en ancho-largo-alto. Actos reflejos, mecanismos de defensa, stupidity, whatever you call it. El interés y las ganas no se inventan, aunque puedan reciclarse. A veces hay mucho, a veces poco, a veces sólo por un rato, a veces nada. Relativo. “A veces cierto grado de especificidad es necesario” por la misma razón que el hombre no puede vivir sin categorías.

Los metarelatos fallecieron en la modernidad, long time ago, let us get over it, por amor a Newton, a Lyotard y al espíritu filosófico!

La vida es un gran catch-22. Live with it!


miércoles, 6 de julio de 2011

Decir es hacer, dijo alguna vez Austin. Y mierda que tenía razón. Por eso mismo hay que medir las palabras, aprender a administrarlas y largarlas en tiempo y forma adecuados (lo cual nos lleva tranquilamente a poder debatir sobre la pertinencia, pero eso lo dejamos para otro día). Uno nunca sabe cómo lo que uno dice puede afectar al sujeto en cuestión (por no decir “objeto”). Por más que aparente que le entra por un oído y le sale por el otro, en algún lugar del cerebro quedan pegadas las palabras escuchadas. Claro también, que el contexto lo es todo: quién lo dijo, cuándo, dónde, por qué, etcétera. Uno a veces intuye que si dice lo que piensa o siente, equivaldría a meterle un dedo por el cráneo al otro y revolver como quien a falta de cuchara, disuelve con el índice el juguito en el vaso. Es entonces, cuando uno intuye eso, que llama al silencio (igual, tiempo al tiempo). Es sabido también que el silencio tiene voz propia, que basta con saber decodificarlo. Voces hay en muchos lados, sólo hay que estar atento.


martes, 5 de julio de 2011

Mi abuela siempre me decía que el que juega con fuego, se quema. Sumado a que la vida me enseñó que la curiosidad mató al gato. Entre broma y broma la verdad asoma, dicen…y lo creo. Cada uno se atiene a una graduación lúdica personalizada, por no decir también que cada uno juega su propio juego y pone sus propias reglas. Para qué negar que todo esto genera un poco de miedo y confusión. Seamos honestos, alguno sabe a dónde va a llegar? Escucho conjeturas o propuestas. Dejémonos de joder, estamos grandes, che!

Mucha frase cliché, sip. Tan cliché como la paki curiosa.

lunes, 4 de julio de 2011

Pasan las horas, pasan las risas, pasan los temas y el vacío sigue presente.
El vacío…la pesadilla eterna.
La nada: el todo.

Será alguna vez el acabado algo tan perfecto como un simple parpadeo?
Cerrar los ojos y lentamente desaparecer. Desvanecer. Fallecer.

“So full of what I have lost; so empty of what I now have.”

miércoles, 29 de junio de 2011

laskrjdlaksrjdaslqkrjdasld

TE CAGO EXTRAÑANDOOOOOOOO!!!!!!!
LA PUTA MADRE QUE LO RE MIL PARIO!!!!!!

ksrdañsldkrasñdlkrasdqñl

martes, 28 de junio de 2011

Claro que no sorprende, qué esperabas? Me decís estas cosas como si fueran novedad, como si yo no las hubiera visto, como si no las hubiera predicho. Como si no lo viera en tu mirada, en tu actuar, en tus palabras, en tus silencios…en cada paso que das. Lo gracioso es que sé que vas a pensar que hablo de ella a la vez que ella va a pensar que hablo de vos. Y en realidad hablo de vos (o sea, hablo de ella).

domingo, 26 de junio de 2011

Comía, observaba, pensaba. Observaba y pensaba. Pensaba. Cuál es el punto en el que todo se va al diablo? Ese punto que determina cuándo se pasa de un lado al otro. Ese quiebre que deja al descubierto que en realidad…no estaba todo bien, que el camuflaje no sirvió y que el efecto bola de nieve es devastador. Cuesta desandar el camino, así sea mentalmente, para tratar de desentrañar y encontrar el detonante (en caso de suerte y que haya sido sólo uno, claro). Observaba y pensaba, uno creía que cuando fuera “grande” iba a tener las cosas más claras, que todo fluiría y las dudas serían menos ante las certezas. Pero resulta que no, que no es cosa de soplar y hacer botella. Al contrario, los problemas y la incertidumbre son directamente proporcionales a los años que uno cumple. Llega un momento en el que hay que apretar el freno porque no se puede seguir pensando “cuando sea grande (tal cosa)”. Shitty, I know, nobody said it was easy. A veces cuesta ver el tenor de las cuestiones porque pone excusas, porque quizás no es tan así, porque somos jóvenes...porque bla.

viernes, 24 de junio de 2011

Conseguir a esta altura, a precio de costo, entrada para ver a Argentina en la Copa América: no tiene precio.

Que a la entrada te la compre tu jefa: más que no tener precio, es un crédito a tu favor.

Ir a ver el partido con tu jefa y tu ex jefa: sin palabras.

martes, 21 de junio de 2011

Valle, cresta, valle, cresta, valle, cresta. Así se podrían resumir mis días. Ahora en temporada de valle, nadando en un mar de preguntas. Por lo general, las mismas de siempre. Ésas que no tienen respuesta, y que no te sacan de la órbita en la que das vuelta sin cesar.

La imposibilidad de encontrar algo magno trae aparejada la proeza de respirar sin agitarse. La gracia del saltimbanqui. Uno piensa que hay que sosegarse, pero todo lo contrario.

Por favor, catapultame.

sábado, 18 de junio de 2011

"Sólo el sol, el amor y la muerte no se pueden ver directamente a los ojos"


-Julia Kristeva-

martes, 14 de junio de 2011

Three suddenly interrupted REMs in a row are more than I can take.

Inercia y Gravedad te conducen con velocidad hacia el camino-puente rodeado de nada, de oscuro. Caer al Vacío sin saber que está ahí esperando por vos, sentir que el corazón se sale de tu pecho y despertar antes de saber contra qué te estrellarías en ese Negro.

Ser víctima de una inseguridad de la cual sos consciente pero que no esquivás del todo; y sentir en la carne el filo de esa hoja de metal que con violencia te penetra. Que se mantenga la sensación de tener una herida abierta resulta en dolor, ardor, pánico y vulnerabilidad.

Discusión que no es más que un monólogo mudo puesto que por más fuerza que ejerzan tus pulmones para que la voz salga con ganas, no se emite sonido alguno desde tus cuerdas vocales. Sentís la cara acalorada, los ojos que te lagrimean y la desesperación de no poder expulsar un grito porque se autosofoca.

Impotencia todo, pérdida del norte y Frustración en su máximo exponente. Inquietud que se manifiesta en sobresaltos concentrados y se mantiene a lo largo del día (y también más allá) amenazando con ocasionar una implosión cardíaca o un cortocircuito mental.


No apaguen la luz, que quiero dormir.

domingo, 12 de junio de 2011

Me quedó su perfume en mi muñeca. Me gusta. Raro. Todavía no decido si lo banco o no, si será tan grande la desconfianza que me genera. No sé. Trato de no equivocarme, aunque lo haga igual. Como hasta hace poco, que venía esquivando algunas piedras del camino y hoy por mirar para cualquier otro lado, o mejor dicho, por no mirar, tropiezo de nuevo. Acá estoy, queriendo arrancarme el estomago para luego hibernar y despertar en septiembre. No aprendés más, Laura. Cansa. Neuronas nadando en alcohol. Mensajes van, mensajes vienen. Personas que me confunden. No sé por qué, si al fin y al cabo yo tengo claras las cosas. O debería tenerlas. Quizás juego a no tenerlas para excusarme a futuro. Si me conoceré. Whatever. Y ahí va, la pregunta que no tienen que hacer, menos cuando estoy tomando. Y ahí caigo en el pozo de los recuerdos. Me asusta levantarme y recordar que sucedió algo que pensé que no pasaría mas. Que creía superado. Que podría haber sido catastrófico de haberlo mandado. Para mí, claro, para quién más? Borrador en mi celular que sólo (sí, yo sigo poniéndole tilde, porque la RAE me la fuma lentamente en pipa) contenía esas cinco putas letras que hacía añares que no escribía una detrás de la otra y que habían adoptado una inefable falta de significado. A replantear cuestiones ahora, a latiguearse la espalda a modo de mea culpa. Alabada sea mi mala memoria, finalmente. Era hora que el paso del tiempo algo borrara, así sean sólo números.

lunes, 30 de mayo de 2011

Siempre tuve un cierto deleite en escandalizar a la gente y llevar la contra así sea en forma totalmente innecesaria. Creo que en algún nivel de mi psiquis, esto constituye una de las razones por las cuales soy gay.

Son pocas las personas que me rodean que no saben de mi orientación sexual. No porque yo lo haya ocultado, sino porque no ha venido al caso para que se enteren (tampoco es que me visto multicolor ni salgo con el estandarte gay a la calle, no veo razón para publicitar ni la homo ni la heterosexualidad), sumado a que son medio pasmados por no darse cuenta.

Estos días ando de visita en mi ciudad natal, parando en la casa de mis viejos y visitando mis escasos parientes. Hoy cuando volvía del centro, pasé por la casa de mi abuela, quien vive con mi tía, la solterona (posible torta reprimida). Todos tenemos una de ésas en la familia. Y sí, vive rodeada de gatos. Todo un monumento al cliché.

Confieso, en realidad la visita era excusa para buscar yuyos para el mate. En el patio tienen menta, cedrón, peperina, burrito y toda esa parafernalia matera. Cuando me estaba yendo, mi tía detrás de la verja y yo ya en la vereda desenredando los auriculares para enchufármelos, mi tía cometió el error de preguntar algo:

-Estás saliendo con Fernando vos?
-Quééé?? (cara de WTF mal)
-Fernando, este chico que hace mucho que no veo…no estás saliendo con él?
-No! No sé de dónde sacáste eso? Salimos hace aaaaaños cuando yo estaba en el secundario.
-Ahh…pensé que salían!
-No, no, nada de hombres.
-Jajaja te has enojado con los hombres?
-Hmm..no, sólo que no salgo con hombres, me gustan las mujeres – digo mientras selecciono qué música escuchar en el cel.
-Jajaja cállate!
-Hmm no, en serio =)
-En serio me estás diciendo? – la cara jocosa le cambió a una más seria y preocupada, como si le estuviera diciendo que tengo cáncer.
-Sip…pensé que sabías =)
-No..no, no sabía. Y qué, salís con mujeres?
-Nah, no salgo con nadie por ahora. Me cansaron todos, hombres, mujeres jaja..
-Y has salido con alguna mujer? –  cara de mestascargando oesoespero
-Pfff, sí, con varias!

La cara de mi tía era impagable, pero no la pude observar mucho porque yo como si nada, seguía con mi celular, como si le hubiera dicho que me gustan los días de otoño como el de hoy, gris, templado, con hojitas amarillas cayendo y crujiendo a mi pasar. Porque así tiene que ser, la gente se tiene que acostumbrar a que es algo sin relevancia, un gusto más como cualquier otro, que no merece preámbulos y se puede decir al pasar, en cualquier contexto.

-En serio me estás diciendo, Laura?
-Síí, en serio jaja.. En fin, gracias por los yuyos! Saludos a la abuela =)

La dejé de cara, le agradecí por los yuyos y me fui con una gran sonrisa pícara escuchando I kissed a girl and I liked it.

(Confieso que me quedé con ganas de decirle: “pensé que tenías gaydar! Porque…vos también sos, no?” Pero ya habría sido demasiada normalidad junta que a cierta edad no se puede soportar)