Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

jueves, 31 de marzo de 2011

"I fear being a completely acceptable sheep in society"

domingo, 27 de marzo de 2011

Y yo restando con una suma, mientras seguramente vos…celebrabas sumando. El tiempo pasa, claro, pero no siempre tiene el efecto que debería tener…o que esperamos que tenga. El feliz olvido, la deseada degeneración de ideas, sentimientos, perspectivas. Trasmutación en ciertas químicas. Por lo general lo que uno quiere cuesta y resulta fácil dejarse llevar por el impulso de la estática, por más contradictorio que eso parezca. El espacio tiene un tiempo, pero el tiempo también tiene un espacio. Hay que aprender en la vida a llenarlo o vaciarlo en medida necesaria y en momentos adecuados. Todavía me estoy capacitando.

martes, 22 de marzo de 2011

Y será en tanto que el amor es un arte. Y será que esculpiste mi sentir como quien da forma a un pedazo de piedra. Y será que comprimiste el tiempo narrando nuestra historia. Y será que le pusiste melodía a esa soledad que no eran más que versos tristes. Y será que plasmaste con imágenes en mi mente cada trozo de lo que fuimos. Y será que todo en conjunto fue amarme.

domingo, 20 de marzo de 2011

A veces las personas que más nos quieren, más se equivocan y sin quererlo, terminan siendo quienes más nos lastiman.

Vi muchas pelis este finde, pero hubo dos que me tocaron bastante y me dejaron reflexionando por un buen rato: Into the Wild y Law Abiding Citizen. Sin embargo, la primera hurgó mucho más hondo en mi alma, hurgó hasta dejarme un hueco, o quizás hasta llegar a ese hueco que ya existía, pero que a duras penas había logrado en algún momento tapar a manotazos (camuflar, más bien).

Si querés resultados diferentes, hacé cosas diferentes.

Creo que nadie tiene las cosas claras. Nadie tiene la posta, pero algunos intentan seguir sus instintos, sus corazonadas, sus intereses, su bienestar. Todos intentamos seguir adelante con la ilusión de que salga de eso lo mejor posible. A veces nos obstinamos tanto con la manera en que deberían ser algunas cosas, que nos dejamos llevar ciegamente por ese ideal, pero no siempre es ideal la forma de ejecutarlo. Y terminamos fracasando en nuestra misión.

Pueden tratar de guiarte, darte consejos, y marcarte errores…pero todos, absolutamente todos hablan desde la experiencia propia. Y  nadie, nadie sabe lo que realmente siente el otro.

Alguna pena muy profunda quedó asentada en mi pecho, todavía no distingo bien qué es, pero ahí está.

Podría decir mucho más sobre mis reflexiones sobre estas pelis, porque dan lugar a muchos pensamientos y sentimientos, pero honestamente hoy no se me da la gana. Ya que no me voy a perder en ningún paramo, llamo al silencio un rato desde acá nomás.

Nos vemos.

sábado, 19 de marzo de 2011

Te quiero por el simple hecho de que no te puedo tener. Sí, así de infantil, así de caprichoso y así de lógicamente insensato. Me la estás poniendo difícil y lo detesto porque me encanta. Así de rebuscado, así de paradójico, así de histérico.

Te tomo como un desafío, acepto la complicación. Pero cedé un poco, che, tampoco la pavada.

Volvemos a lo mismo: lo fácil aburre, pero lo excesivamente complicado agobia.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Gris el cielo, gris vos, gris yo. Gris esto, así de indefinido. Ni tan claro, ni tan oscuro: gris. Gris tu mirada, gris mi miedo, gris tu suspiro, gris mi recuerdo. Así de borroso, así de triste, así de incierto y así de tenue. Gris acá, gris allá. Gris vos, gris yo. Gris lo nuestro, gris el todo y gris la nada.

domingo, 13 de marzo de 2011

Que el hombre es un animal de costumbre, es sabido. La costumbre es la inercia con la que vivimos día a día. Una fuerza lógica a la vez que inentendible que nos mantiene en movimiento o en reposo. Es la resistencia al cambio, el miedo a fluctuar.

Cuando por alguna razón debemos desacostumbrarnos a algo, sentimos que se nos desacomoda el eje que nos mantenía en perfecto balance.

Nuestro comportamiento consuetudinario tiene tal poder, que hace ley.

sábado, 12 de marzo de 2011

A veces hay simetrías que se escapan al ojo humano. A veces el reflejo en el azulejo es tan nítido como el de un espejo. A veces hay percepciones en manos de unos pocos. Y escasas veces de esos pocos entre sí. Las musas no son siempre las mismas, ni todas iguales. Ni mucho menos duran lo mismo. Nada es para siempre, eso seguro. Pocas veces uno encuentra honestidad en una mirada, calidez en una voz, complicidad en una sonrisa…ojos que estrellan de igual manera. Todo en uno, pocas veces.

lunes, 7 de marzo de 2011

¿Cómo podía ser que fuera y viniera? Era pasado, aunque pasado imperfecto. Inadmisible, insensato…paradójico. Iba y venía. Se paseaba por sus entrañas, se reflejaba en su mirada inquieta, en sus manos juguetonas (una con otra), en sus dientes rechinantes. Lo visitaba por las noches, o cuando la veía o cuando en ella pensaba. O sea, siempre. Aunque debería haber sido a veces y aunque habría querido que no fuera nunca.

Un recuento de sentimientos viscerales enmarañados; toda una madriguera de ellos. Saltando irregular e incesantemente de acá para allá. Dándole una extraña sensación que podría asemejarse a cosquillas en la garganta, mas sería un error no describirla como un estremecimiento de ahogo.

No deseaba otra cosa, sólo escupir pelusa.

domingo, 6 de marzo de 2011

Voces desde la nada a ti confluyen (...) Palabras desde la nada confluían a mi lengua. Yo contaba. ¿Qué contaba? Le contaba. Me le estaba contándome- mitad imagen, cálculo y palabra- para que dijera sí, para que me amara.
Para que me amara confluían palabras desde la nada (transmigración a mi lengua de la de un célebre semántico, un filólogo ahogado en mi garganta, buceando en mi memoria el alma de un lingüista). Hablando exaltadamente. Mintiendo exaltadamudamente. Mentando mentiras. Magnificando con mis labios para que se disolviera su no en mi saliva. Su mirada se dibujaba en sus pupilas: allí me vi, donante fabulosa, allí vi mis ojos que miraban los más mínimos gestos de un amor que nacía, sol en su cara brillando sólo para mí que lo había creado. Allí vi mis ojos mirando su cara salir del polvo, animarse, se levantaron sus ojos, se echaron a andar, mi voz filtro mágico levantó un cadáver (...) Voces desde la nada confluían en mi lengua. Esa noche hablé hasta de crear un fuego.



-Ale Pizarnik-

miércoles, 2 de marzo de 2011

A veces hay razones que cuesta discernir entre esa maraña de pensamientos con la que convivimos a diario. A veces los pensamientos se tiñen con cuestiones más sensibles que nacen de alguna parte que desconocemos del ser, aunque por lo general se lo atribuyamos al corazón. A veces simplemente nos negamos a ver cuestiones que nos limitan. Que nos limitan en nuestro actuar, en nuestro sentir, en nuestro pensar, en nuestro ser. Otras veces las vemos, pero nos importa muy poco, por lo que nos resulta bastante fácil relegarlas hacia el rincón más recóndito de nuestra mente. Son todos estos asuntos los que ponen en evidencia lo terrenal que somos, lo fáciles que resultamos a la hora de errar, lo débiles que nos presentamos ante las tentaciones, lo egoístas que nos impulsamos hacia la meta deseada.
Lo social viene inevitablemente codificado junto con una encriptación moral. Y en ese tire y afloje es que algunos dilemas nos condenan al círculo vicioso.
No siempre se quiere lo que se puede ni mucho menos se puede lo que se quiere.
Y siempre, siempre hay decisiones de por medio. Y ya sabemos que cada decisión que tomamos implica dejar algo de lado. Algo que será desechado, probablemente a favor de uno y en contra de varios.