Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

domingo, 26 de junio de 2011

Comía, observaba, pensaba. Observaba y pensaba. Pensaba. Cuál es el punto en el que todo se va al diablo? Ese punto que determina cuándo se pasa de un lado al otro. Ese quiebre que deja al descubierto que en realidad…no estaba todo bien, que el camuflaje no sirvió y que el efecto bola de nieve es devastador. Cuesta desandar el camino, así sea mentalmente, para tratar de desentrañar y encontrar el detonante (en caso de suerte y que haya sido sólo uno, claro). Observaba y pensaba, uno creía que cuando fuera “grande” iba a tener las cosas más claras, que todo fluiría y las dudas serían menos ante las certezas. Pero resulta que no, que no es cosa de soplar y hacer botella. Al contrario, los problemas y la incertidumbre son directamente proporcionales a los años que uno cumple. Llega un momento en el que hay que apretar el freno porque no se puede seguir pensando “cuando sea grande (tal cosa)”. Shitty, I know, nobody said it was easy. A veces cuesta ver el tenor de las cuestiones porque pone excusas, porque quizás no es tan así, porque somos jóvenes...porque bla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario