Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Una vez más amanezco cruzada en la cama, dividiéndola en dos triángulos. A medio despertar lo noto y con el cerebro medio adormecido todavía, trato de rescatar una frase que da vueltas en mi cabeza: “pensamiento oblicuo”. Y pienso lo oportuno e irónico del caso. Repito la frase y concluyo que demasiado oblicuo y nada lateral. Ni para dormir soy normal.

martes, 27 de septiembre de 2011

Stilettos rojos, un piso blanco. Uñas pintadas, un tatuaje deseado. Un rincón, dos paredes. Una mirada triste, un bosquejo de sonrisa, una mente perdida. Una sesión de fotos, una colección de imágenes, un capricho eterno. Una pérdida de tiempo.





viernes, 23 de septiembre de 2011

Un día gris más que acompaña los ánimos. Algunos, otros no necesitan compañía. Camino mirando el suelo, como de costumbre. Cruzo una calle, cruzo otra. Paso a una cheta Sarkany, paso a un flaco que no salió de su ultimo REM, paso a una cartera color Pelopincho que no pega con esos muslos embutidos en calzas de guarda Pampa y, por supuesto, con rapidez esquivo la grasa que chorrea. Pienso que sueno muy chica Cosmo, pero me la soba. Sigo esquivando especímenes que acentúan mi normalidad. Me preocupo. Piso adoquines. Llego sorpresivamente a tiempo para el bendito A5, ergo pienso que es un buen viernes; reflexiono que decir "buen viernes" es algo cuasi redundante. Me vuelvo a preocupar (por el optimismo, claro). Navego por renglones, buceo por íntimos pensamientos. Ajenos y propios. Compartidos (algunos).
“Nada de autocompasión. Es menester volver al silencio, no al silencio redondo, compacto, sino al silencio relativo”
Selecciono como siempre ante el deleite y subrayo con pulso vibrante. Paradójicamente, hago un círculo alrededor de silencio. Sonrío levemente en complicidad con mi Otroyo (y con ella, aunque no lo sepa ni sabrá jamás. Tristemente).
Suspiro, miro la bóveda gris a través de la ventanilla, y a través de mi seño fruncido a causa del resplandor. Deseo golpear las puertas de la noche. Mi Gran Pitonisa.
“La Gran Pitonisa sonríe. (Ella, sólo ella sabe de mis ojos mendigos.)”
Bajo las persianas un segundo, pienso en el color gris [del día] y automáticamente cierta referencia catafórica advierte con latidos en mis sienes: “let us just flow, demasiadas estructuras ya”. Autocita. Paso a rascarme los nudillos izquierdos. La primavera. La primavera y sus alergias. Mis alergias. Cuán irónicos pueden resultar los anagramas. Alegrías. De alegrías nada, aunque los argentinos sí somos un tantito ignorantes.
Me fui, de letra en letra y de palabra en palabra. Como Tarzán entre lianas.  Nos vemos en media hora cuando descienda. Del colectivo y de mi mundo paralelo con entrada restringida. Advertencia: boyero eléctrico.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sentada en la verjita, con la cabeza apoyada en sus rodillas, lo miraba trabajar. Observaba sus brazos que asomaban de la camisa arremangada. Observaba sus manos. Le gustaban mucho sus manos; grandes, pesadas, venosas. Las protuberantes venas le recordaban a veces a las nervaduras de las hojitas. Otras veces a las raíces del ombú al cual se trepaba seguido cuando huía de alguna tarea doméstica que se le había asignado. Miraba cómo se le marcaban los músculos con cada movimiento que hacía. Miraba su cabello al viento y la frente llena de sudor, pero su mirada siempre retornaba a sus manos. Deseaba tocarlas, sentir el peso de ellas en su cuerpo, sentirse levantada por su fuerza. Deseaba..

domingo, 18 de septiembre de 2011




"Qué cosa es el amor,
medio pariente del dolor,
que a ti y a mí no nos tocó,
que no ha sabido, ni ha querido, ni ha podido
por eso no estás conmigo...

Porque no nos conocimos y en el tiempo que perdimos
cada quien vivió su parte, pero cada quien aparte,
porque no puede apagarse lo que nuca se ha encendido,
porque no puede ser sano lo que nunca se ha podrido..."

sábado, 10 de septiembre de 2011

De poder hacerlo, me vomitaría a mí misma. Desintoxicaría mi ser expulsando el alma que tengo adentro y que me indigesta la vida.

Qué son los sueños? Qué se puede interpretar de ellos? No lo sé, pero ahí están para retorcerme el estómago y taladrarme el cerebro.

Tanto pedía? Como si hubiera pecado de ambiciosa, como si hubiera ofendido con mi mediocre deseo.

Y ahora? Cómo se sigue? Un paso para delante y tres para atrás. Estancada en imposibilidades, falta de ganas y la nada. De nuevo esa nada. Tan imponente su existencia paradójica. Todo es una burla. Qué necesidad, me pregunto yo. Qué necesidad pudiendo ser todo más fácil no siendo.

Por cierto, yo nací para escribir pelotudeces, no una tesis.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Difícilmente logren construir algo dos personas que no esperan nada la una de la otra; es lo más triste y fútil que pueda existir.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Desde que lo noté que dije que escribiría una crítica entrada sobre el tema, pero al final no lo hice. Y tampoco es que ahora vaya a explayarme, pero me debato entre curiosidad, asombro y frustración al ver la cantidad de gente que llega a mi blog buscando “pensamientos de aborto”. Resulta también curioso e interesante para estudios estadísticos y cualitativos el hecho de que un altísimo porcentaje (por no caer en generalizaciones) de esas entradas, provenga de México, Venezuela y Colombia.

Escribite un paper, diría mi mujer.