Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Definitivamente, cuando uno ve las lucecitas rojas, debe frenar.
Estoy en ese estado calamitoso total, en el que pende la cordura de un hilo. En el limbo entre el sueño y la embriaguez, me columpio en ideas. A veces medio borrosas. A veces poco tangibles.

Quisiera decir que no me duele, que soy totalmente inmune, que estoy miles ahead. Pero sé que va a llevar un tiempo para que la bronca sea aprendizaje.

Mientras tanto digiero, trato de avanzar y darle lugar al mundo.

Zigzag entre la mea culpa y el odio. Asumo mi parte, pero al mismo tiempo no logro ser impermeable a su parte…me penetra. Purulencia en las llagas, úlcera en ardor, arrepentimientos.

Una triste verdad es que nacemos solos y morimos solos. Estamos siempre solos. Hay dolores que son la consecuencia de tratar de quebrantar esa ley natural. O ésa es mi religión, por lo menos, mi consuelo de tontos.


Está todo en mis manos. 
Le quedó grande ese lugar. Le. Sí, se acabó la segunda persona (suponiendo que en algún momento existió).

domingo, 23 de noviembre de 2014

sábado, 22 de noviembre de 2014

Cuando uno toma distancia se da cuenta de lo imbécil que fue, tanto para con los otros como para consigo mismo. Especialmente consigo mismo.Tengo que seguir un poco más mis instintos y sentido común.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Ya lo dijo Nicolás, el que menos sabe, más sospecha.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Si algo funciona, para qué cambiarlo?

lunes, 17 de noviembre de 2014

Como un poroto negro, ahí estaba ese gen...pequeño, pero no lo suficiente como para pasar inadvertido. Oscuro, sospechoso, perturbante. Ahí estaba, cortando la monocromaticidad de los demás guisantes blancos, es decir, de los genes buenos. Me detengo a pensar cuán occidental es usar en esta comparación la dicotomía blanco-negro/bueno-malo. En otras palabras, un gen chueco, podrido, distinto.
Había días en los que se levantaba y el gen brillaba por su ausencia, dormía, se escondía, o quizás esperaba el momento exacto para atacar, cual felino que acecha a su presa. Otros días amanecía antes incluso que su huesped, invadiendo su inconsciente y tejiendo sueños inquietantes, algunos a veces con patrones seriales.
Pero de sus momentos de voluntario actuar se trata esto. Quiero hablar, por ejemplo, de esos caracoles que volaban en pedazos por los aires, tras ser explotador por un petardo, como un soldado que pisa campo minado. De esas palomas que caían una tras otra, inmediatamente luego de un disparo certero entre sus pechugas. De esos sapos reventados a cascotazos un dia X de diciembre. De un niño cuyo llanto dejó de escucharse, porque fue sofocado por una almohada.
Hablemos de eso, de lo que todos esquivan, con lo que se regodean algunos, muriéndo orgásmicamente de morbo puro, pero que paralelamente en el mundo de la moral, demonizan.
Cómo se explica este gen desde el amor del Señor? Desde el dogma de lo circense? Desde la narrativa del cuento madre de la ciencia ficción? Hablemos de cómo se justifica en la fantochada de la Creación.



A cerrar círculos, como dice Paulo. Aunque nunca me haya gustado, aunque siga sin gustarme. Paulo, claro. Bueno..

sábado, 15 de noviembre de 2014

Si amas algo, dejalo libre, dicen.
Jamás vas a volver, porque jamás fuiste mía.

Why would you ever choose to be with someone who is not excited to be with you?

viernes, 7 de noviembre de 2014