Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

lunes, 27 de abril de 2015

Por qué fuiste tan pelotuda?
No puedo dejar de preguntármelo, aunque ya no sé si se lo pregunto a ella o a mí misma. O a ambas...

sábado, 25 de abril de 2015


No puedo dejar de ver cada día que pasa como una pérdida de tiempo.
Quiero que pase algo, pero no pasa. Es siempre todo igual.

miércoles, 22 de abril de 2015

No hay golpe más bajo al autoestima que no ser lo suficientemente interesante o importante como para que la persona que dice amarte no te conozca. O ni se haga el tiempo para hacerlo.

No hay vacío existencial mayor que sentirte incomprendida por esa persona.

No sé si hay algo peor que encima nunca te haya creído nada, a la vez que nunca se detuvo a preguntarse si vos le creíste algo, lo cual es doblemente terrible. Le habrá siquiera importado?

Es, paradójicamente, el vacío más lleno de todos los vacíos.

No fui nada. No fue nada. No fue.

lunes, 20 de abril de 2015


domingo, 19 de abril de 2015

Se había hecho ya costumbre el frasquito café sobre su mesa de luz. Esa noche luego de hora y media de no encontrar posición en la cama, se tiró en la lengua unas cuantas gotas. No supo cuántas, la lengua había perdido ya sensibilidad; paró cuando sintió el gusto fuerte en su boca.

Pasados los minutos, sus ojos comenzaron a cerrarse, y entro en un trance en el cual no dormía, pero tampoco estaba despierta. Pseudo sueños comenzaron a fluir por su mente. Se veía a sí misma en la confitería de costumbre, en la mesa de costumbre, consumiendo su café de costumbre con el acompañamiento de costumbre: tres tostadas, una manteca, un dulce de durazno y la soda que por lo general se olvidaban de llevarle, por lo que tenía que pedirla nuevamente, con cara de que la propina sería menor.

Una vez todos los elementos en la mesa, su inconsciente se soltaba, ya que ninguna compulsión lo interrumpía. Otra vez absorta su mirada, esta vez sobre su café. La espuma había dejado una figura que parecía un 9. Se puso a cavilar sobre ese número, sobre la figura, sobre como parecía el inicio de un espiral. Y fue ahí que encontró una de las palabras clave a todo: espiral ¿Cómo pudo haber estado tantos años, casi una década, pensando que era un círculo? No, claro que no, estaba tan nítido ahora. Había sido un espiral. Los círculos terminan donde comienzan, en cambio esto se había prolongado como un bucle al infinito y más allá, no llegando a absolutamente ninguna parte. Extremos inacabados que se perdían en los ejes espacio-temporales. Por supuesto que era un espiral, ¿no recordaba acaso las veces que tuvo que oponer resistencia a las fuerzas centrípetas que pretendían revolearla sin destino aparente, pero con violencia certera?

Miraba el 9 y pensaba que en realidad estaban en paz, al fin y al cabo ella había sido clara cuando le dijo que ya no la quería. Ergo sus pensamientos resortes empezaban y terminaban en el universo mental de ella misma.

jueves, 16 de abril de 2015

martes, 14 de abril de 2015

Ese momento en el que te das cuenta de que seguís esperando, pero ya no sabés qué.

sábado, 11 de abril de 2015

En uno de esos lapsos rutinarios en los que uno se dedica a pensar, no como algo voluntario, sino más bien como una actividad inconsciente, me vino a la mente lo curioso, dirían unos, o lo arbitrario (irrisorio), dirían otros, del proceso de conocimiento entre personas.

Recapitulaba mentalmente etapas, estados espirituales, personas, contextos...hojeaba mi magazine hipotalámico, bah. Algunas personas buscan conocerte indagando sobre tus gustos musicales, otras sobre tu filosofía de vida, otras sobre tu preferencia por perros o gatos...mientras que a otras tantas sólo les importa saber cuánto las querés.

Pasa el tiempo y lo cierto es que mi conocimiento de la personas decrece considerablemente en vez de incrementarse. Lo que creí haber aprendido un día, el día siguiente me lo refuta. No sé qué es real, no sé si creo en algo, no sé si el interés se regenera o si es un recurso no renovable. El mundo me parece algo tan ajeno, tan ininteligible, tan absurdo, tan lleno de caminos en infinito. Miro para atrás y no entiendo nada. Todo este tiempo pensé (tenía la ilusión de) que iba hacia adelante, pero resulta que todo huele a siete años atrás.

Iba a justificar este texto, pero lo alineado, centrado y justificado hasta ahora no me sirvió. Se me quemaron los libros.

miércoles, 8 de abril de 2015

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? 

Mi cabeza todo el tiempo.

viernes, 3 de abril de 2015

Hay que aprender que hay responsabilidades que no son propias, y por sobre todo, que no se puede ayudar a quien no quiere ser ayudado. 

La costumbre es un arma de doble filo, y muchos se hunden en la comodidad de ésta. Hay que aceptarlo por el propio bienestar, dejarlo ser sin que afecte y esperar que los responsables se aferren al cambio.

Pero mientras unos se destrozan por dentro por cosas que no están a su alcance, parece que hay otros que no se cansan nunca. 

Y el tiempo pasa, y la felicidad siempre es algo utópico, ergo inalcanzable. Las lágrimas y el alma anudada son el pan nuestro de cada día.