Creative Commons License
aborto de pensamientos/abortion of thoughts is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License.

lunes, 20 de julio de 2015

Perdí la cuenta de cuántas noches llevo repitiendo la rutina de mirar al vacío, jugar con mi pelo y tratar de darle respuesta al por qué no estamos juntas.

Por qué no estamos juntas? Porque yo soy aburridamente clásica, y por el contrario es clásico que ella se pasee de estilo en estilo. Porque a ella le gustan los perros y a mí los gatos. Porque a ella le gusta el pueblo, y a mí la ciudad. Porque mientras ella escucha bachata, yo escucho metal. Porque ella ve películas entretenidas y pochocleras, y yo densas y tediosas. Porque ella mira programas de chimentos y novelas, y yo documentales y noticieros. Porque sabe todo sobre la farándula y yo sólo sé que es esdrújula. Porque a ella le importa demasiado lo que piense la gente, y a mí no podría importarme menos. Porque a ella le interesa quedar bien con el mundo, y a mí con mis principios. Porque ella prefiere madrugar los domingos así sea sólo para desayunar, y yo prefiero dormir hasta el almuerzo. Porque ella es impuntual a más no poder, y yo no podría ser más puntual. Porque ella es demasiado simpática y yo lo único simpático que tengo es el sistema nervioso. Porque ella es compradora compulsiva, y yo ahorrista empedernida. Porque ella es impulsiva y emocional, y yo fría y racional. Porque es desordenada por dónde la mires, y yo por donde no te dejo mirar. Porque ella disfruta de los niños y yo sólo si los tengo lejos. Porque le gustan los autos, y a mí los autónomos. Porque ella elige venerar por costumbre a un dios inventado, mientras que a mí la experiencia me crío escéptica. Porque ella sigue costumbres sin cuestionárselas, y yo cuestiono todo por costumbre. Porque a ella le cuesta la verdad, y a mí, la verdad, me cuesta tener filtros. Porque ella tiene celos de escenario, y a los míos no los diferencias de mis caras de culo normales. Porque hace las cosas sin pensar en lo más mínimo, y yo pienso todo tanto, que termino haciendo lo mínimo. Porque afronta al mundo como una pelotita de pinball, y yo sin mi lógica pierdo el norte…


Por todo eso no. No estamos juntas porque ella no confiaba en mí ni yo en ella. Porque ni ella ni yo podíamos olvidar. Porque no coincidíamos en prioridades, porque no coincidíamos en sentido común, porque no coincidíamos en el amor.


Porque ella necesitaba escuchar las cosas para creerlas, y yo necesitaba verlas.


No estamos juntas porque, salvo por ese verbo que ya no importa, el presente indicativo hoy es pretérito imperfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario